Saltar al contenido
SomosBiz

El día que Wonderwoman cambió los recursos humanos

El día que Wonderwoman cambió los recursos humanos

[vc_row css=”.vc_custom_1445508968419{margin-bottom: 0px !important;}”][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1445507518888{margin-bottom: 30px !important;}”]

No, no me refiero al papel de la mujer en el área empresarial de los recursos humanos, sino a su creador y el trasfondo que llevó a un doctor en psicología a desarrollar tal personaje.

William Moulton Marston no sólo es el autor (con seudónimos) de la Mujer Maravilla, sino que es el primer inventor de un detector de mentiras y el ideólogo de la teoría D.I.S.C. de patrones de comportamiento, tan usada en el mundo empresarial hoy. En una época (1928) en la que la psicología se aplicaba casi únicamente en el ámbito clínico, Martson escribe su primer libro, titulado Emotions of Normal People (Emociones de las personas normales). Esta teoría supondría, junto con otros autores, el comienzo de un movimiento que llevaría a aplicar la psicología fuera del ámbito clínico de los desórdenes mentales, para descubrir cómo podría mejorar la vida de cualquier persona “normal”.

Marston creó un personaje de ficción, cuyo enfoque no era el poder de la fuerza bruta, sino el poder del amor, y para ello usó algo nada común en su época, una mujer como súper heroína que transformaría al mundo a través de su comportamiento y sus valores. Wonderwoman es uno de los pocos casos en lo que vemos a un súper héroe sin fuertes conflictos emocionales internos.

Esta perspectiva del poder del comportamiento y su efecto en la vida, las relaciones y las acciones de las personas se enmarca en los cuatro factores de comportamiento que conforman la teoría D.I.S.C., desarrollada por Marston. En esta teoría aprendemos que, aunque “cada persona es diferente, es predeciblemente diferente”, es decir, cada persona tiene unos patrones de comportamiento que determinan generalmente la forma en la que reaccionará frente a problemas y decisiones (D), interacción y comunicación (I), ritmo y estabilidad (S) y detalles y cumplimiento (C). Personas con similares patrones de reacción son agrupables en lo que llamamos “perfil de comportamiento”.

Si yo tengo un perfil de comportamiento que hace que tome muchos riesgos, no me cueste tomar decisiones y, además, tengo una gran capacidad de comunicación y consigo que otros me escuchen, probablemente tenga un perfil DISC dominado por la “D” (Decisión) y la “I” (Interacción). Si yo opto a un puesto de trabajo en el cual la precisión, la atención al detalle y la cautela son fundamentales, un puesto de trabajo dominado por comportamientos “C” (Cumplidor), tengo una alta probabilidad de que, aunque a nivel técnico pueda realizar el trabajo, a nivel conductual me va a suponer un alto esfuerzo de adaptación y, por lo tanto, me acabaré “quemando” con rapidez. DISC nos ayuda a conectar la persona apropiada para el puesto correcto.

En la propia película que se acaba de estrenar, se pueden ver estos 4 factores del DISC en el “equipo” de personas que acompaña a la Mujer Maravilla: El valiente pero impulsivo (D), el hablador pero disperso, (I), el inseguro pero fiel (S), el frío pero calculador (C).

Por eso Wonderwoman cambió los recursos humanos, no por ella misma, sino porque toda la filosofía psicológica que está detrás del personaje nos ayuda, hoy en día, en los procesos de selección de personal, desarrollo de habilidades y mejora del equipo humano de las empresas a través de las evaluaciones DISC como las que venimos proveyendo desde hace años con éxito desde People Performance International.

Ignacio Rubio

CEO People Performance International