Saltar al contenido
SomosBiz

Liderazgo innovador

El rol clave de un directivo para crear una organización más innovadora no suele ser abordado en los artículos de gestión ni en cursos de management. ¿Por qué? Porque se supone que un buen directivo en ciertos aspectos también será un buen líder de la innovación. Esa es una hipótesis peligrosa. La dirección de la innovación y lo que se considera un buen directivo no son lo mismo. Las capacidades son distintas.

El problema surge cuando se nos dice que el rol del líder es fijar una visión, una misión e inspirar a su equipo a lograrla. Si se conoce la solución —es decir, no es original—, de acuerdo. Adelante. Pero si la respuesta no es obvia y requiere creatividad e innovación, no será tan fácil.

Liderazgo innovadorQue se requiere un gran liderazgo en la innovación es obvio porque los nuevos productos y servicios ya no son el resultado de un genio solitario. La innovación es un deporte de equipo. Se combinan las inteligencias de colaboradores brillantes para lograr un genio colectivo. Y el líder de la innovación debe ser capaz de lograrlo una y otra vez.

La innovación no se puede forzar porque es el resultado del talento colectivo y requiere que el líder dedique tiempo y atención a múltiples áreas y detalles, y que tome decisiones, en especial cuando todo el mundo le mira atentamente esperando su decisión. Se generarán tensiones y conflictos en el proceso de innovación —son inherentes a él—, que deberán ser amortiguados y gestionados por el líder.

En una de sus últimas entrevistas le preguntaron a Steve Jobs de que se sentía más orgulloso, pensando probablemente en un producto. En cambio, contestó que lo que más le llenaba de orgullo era haber creado un equipo que después de él seguiría diseñando grandes productos.

El rol clave del directivo innovador es ese: crear un contexto, un ambiente, una cultura donde la gente con talento quiera hacer el duro trabajo que se requiere para resolver un problema que requiere imaginación y creatividad. Es como dirigir una obra de teatro, no ser el actor más brillante. Se deben crear organizaciones con personas que quieran innovar y que también sean capaces de innovar.

Porque no es cierto que todo el mundo quiere innovar. La innovación requiere gestionar la diversidad, el conflicto de ideas y de opiniones, la paciencia de experimentar y aprender de los resultados y el coraje de mantener varias opciones abiertas hasta que se logra una solución. Sin un liderazgo fuerte las fuerzas internas resistirán el proceso de innovación, a pesar de la retórica actual de cuán innovadores queremos ser.

Ser capaces de innovar requiere que el líder cree una cultura de colaboración, tenga una agilidad creativa para aprender mediante la experimentación y una fuerte resolución para una toma de decisiones integradora. Y eso es difícil de adquirir, de ejercitar y de mantener. Se requieren líderes capaces de buscar el equilibrio entre las tensiones y paradojas que iremos descubriendo a lo largo del proceso de innovación.

Enric Barba on Wordpress
Enric Barba

Autor de Innovación: 100 consejos para inspirarla y gestionarla