Cada mes de febrero se dedica un día a promover en todo el mundo un uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías. En 2016, el Día Internacional de la Internet Segura se celebra este martes 9. Una fecha propicia para hablar de seguridad y privacidad en la red, asuntos que preocupan cada vez más a los ciudadanos. Prueba de ello son unos datos hechos públicos por Google que constatan que en 2015 han aumentado más de un 50% las búsquedas para ‘hacker’ y más de un 70%, las de ‘privacidad en internet’.

Según el buscador, los internautas están interesados en asuntos como ‘qué es un hacker’, ‘hackers famosos’ o ‘películas de hackers’. Cuando buscan en internet sobre antivirus, se preguntan mayoritariamente por ‘cuál es el mejor antivirus’, ‘antivirus on line’ y ‘mejor antivirus Android’. En cuanto a contraseñas, las preguntas más habituales están relacionadas con cómo cambiar la contraseña wifi, cómo cambiar la contraseña del router o cómo recuperar la contraseña de gmail.

Google hace hincapié precisamente en la importancia de las contraseñas como garantía de la seguridad en internet. En este sentido, y basándose en datos de i-sight, los responsables del buscador recuerdan que se tarda 10 minutos en hackear una contraseña de seis caracteres minúsculas, tres años en hackear una contraseña de 8 caracteres con alguna letra en mayúscula y hasta 44.530 años en hackear una contraseña de nueve caracteres con números y símbolos.

Con todo, aprovechando la celebración del Día Internacional de la Internet Segura, Google ofrece a los internautas ocho consejos que pueden ayudar a mejorar la privacidad y la seguridad:

– Crear una contraseña más segura. Según el buscador, es esencial elegir contraseñas seguras y diferentes para cada cuenta. Además, se deberían cambiar periódicamente. Cuanto más larga y compleja es una contraseña, también es más difícil de averiguar. E incorporar números, símbolos, letras mayúsculas y minúsculas dificulta el proceso para que otras personas consigan resolverla. Se desaconseja totalmente usar contraseñas tipo ‘123456’ ni información disponible de forma pública como el número de teléfono.

– Duplicar la seguridad con la verificación en dos pasos. La seguridad aumenta con dos filtros, en este caso, la contraseña y otro que te envían al teléfono móvil. Si esta opción está habilitada, Google, por ejemplo, envía un código de acceso al teléfono móvil cuando alguien intenta acceder a una cuenta desde un ordenador desconocido.

– Bloquear o borrar el contenido de un dispositivo perdido cuando se encuentra. En el caso de Android, si se pierde un dispositivo, se puede utilizar la herramienta ‘Administrador de Dispositivos Android’ a través de la cuál se accede a la cuenta propia, se puede ver en un mapa el lugar aproximado donde se encuentra el dispositivo perdido, cuándo se usó última vez, así cómo decidir qué hacer con él: hacerlo sonar, bloquearlo o borrar el contenido.

– Dedicar dos minutos a comprobar el estado de seguridad de las cuentas. Google ofrece un fácil y rápido acceso a los ajustes y herramientas necesarias para gestionar los datos almacenados a través de ‘Mi cuenta’. En unos minutos se puede hacer una comprobación de seguridad (qué datos de contacto existen para hacer una recuperación de información en caso de que fuera necesario; comprobar los dispositivos conectados; los permisos de la cuenta; la verificación en dos pasos, etc.). A la vez, se pueden controlar las búsquedas realizadas en las plataformas de Google, activar o desactivar la geolocalización, el historial de búsqueda, utilizar los ajustes para configurar qué anuncios aparecerán o saber qué apps y páginas web están asociadas a la cuenta. Permite, incluso, llevarse todos los datos de Google y borrar una cuenta.

– Obtener resultados de búsqueda apropiados para toda la familia. El filtro ‘SafeSearch’ evita el acceso a contenido potencialmente ofensivo o inapropiado para niños. Si se habilita esta opción en una cuenta de Google, se bloquea el contenido adulto en los resultados de búsquedas en cualquier navegador y ordenador desde el que se haya accedido con dicha cuenta. Se puede habilitar el filtro a través de la configuración de búsquedas.

– Evitar que otras personas puedan ver el contenido de un dispositivo. A través del PIN, contraseñas o patrones de acceso, se puede garantizar la privacidad de la información personal de un dispositivo.

– Permitir al navegador gestionar las contraseñas. Si, para no olvidarse de ellos, se utilizan los mismos nombres de usuario y contraseñas en diferentes sitios web, y los hackers consiguen acceder a uno de ellos, pueden utilizar la información de acceso en todos los demás. Para evitarlo, el navegador Chrome puede recordar las contraseñas y así reducir el riesgo de suplantación de identidad.

– Recibir una alerta cuando aparece nuestro nombre en internet. La herramienta ‘Me on the Web’  ayuda a conocer y gestionar lo que ven los demás cuando buscan nuestro nombre en Google. A través de ‘Google Alerts’ podemos estar al tanto de la información que aparece sobre nosotros en internet, además de recibir automáticamente algunos términos de búsqueda a los que deberíamos prestar atención.