Saltar al contenido
SomosBiz

Transferencia tecnológica, de los videojuegos a las fábricas

Transferencia tecnológica, de los videojuegos a las fábricas

En mis 20 años de experiencia como consultor y divulgador tecnológico, pocas veces he visto con tanta claridad desarrollarse un proceso de una forma tan natural como es el caso de este que nos ocupa. En mis inicios como programador de aplicaciones 3D, allá por 1996, tuve claro que aquella cosa llamada DirectX, que servía para que los gráficos en 3D de los juegos se mostrasen por pantalla, algún día se aplicaría a la vida diaria de las personas, las empresas y, por descontado, la industria. Hoy, en pleno siglo XXI, los aficionados a los videojuegos vemos normales cosas como la Realidad Virtual o la Aumentada, los juegos hiperrealistas, y las batallas online con millones de jugadores y, si además, formas parte de un grupo de desarrollo de juegos, entenderás que, todo lo que aplicas para hacer tus videojuegos se está llevando ya al terreno industrial. Y el responsable de todo esto no es otro que eso que hemos dado en llamar “Industria 4.0” o “Cuarta Revolución Industrial”. ¿Pero qué es la Industria 4.0?

Pues bien, allá por 2011 el gobierno alemán realizó un documento, más o menos extenso, en el que se recogían una serie de aspectos que ellos entendían como bases para el desarrollo industrial en lo que preveían como un cambio de paradigma a gran escala en el mundo de las fábricas. Ese documento recogía términos como Internet de las cosas, BigData, Impresión aditiva, Realidad Aumentada, Realidad Virtual, Inteligencia Artificial y también otros conceptos vinculados a la ideación como el Design Thinking o la Creatividad Disruptiva.

Cuando leí este documento entendí que muchas cosas de las que en él se recogían yo las estaba aplicando en el día a día haciendo juegos. Comencé a atar cabos rápidamente y a comprender procesos y necesidades industriales como el prototipado rápido en las empresas de mecanizado, los procesos de ingeniería para la resolución de problemas en equipos cuyos integrantes están dispersos geográficamente, las ventajas de la realidad virtual para crear modelos virtuales de máquinas y facilitar su control remoto, la sensorización de líneas de producción para volcar datos de las máquinas en una base de datos, los sistemas de software As A Service y el BigData, la inteligencia artificial aplicada a procesos y un larguísimo etc.

Y es que, crear un videojuego, ya tenía mucho de Industria 4.0 desde siempre. Equipos multidisciplinares de personas que creaban el juego y resolvían todos los problemas que se les presentaban, diseño 3D de espacios y modelados, inteligencia artificial para moverse, para los enemigos y su comportamiento, etc. Hoy la empresa que dirijo transfiere esta tecnología a muchos campos de la industria, en múltiples áreas.

Enlaces de interés:

https://www.youtube.com/channel/UcrsR8BpoteCNG8EmjrDv-LA

Miguel Ángel Areán Míguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *