Saltar al contenido
SomosBiz

La colaboración entre empresas consolidadas y emergentes

Se trata de una estrategia ganadora: no son pocas las empresas consolidadas que en los últimos tiempos han puesto su punto de mira en el mundo de las empresas emergentes.

Hay quien pudiera pensar que las empresas “consolidadas”, aquellas que han alcanzado una existencia más o menos estable en un mercado concreto y con clientes que pagan por sus productos o servicios, deberían recelar de las iniciativas empresariales que ofrecen las empresas emergentes o start-ups, en muchas ocasiones basadas en modelos económicos-financieros muy distintos a los de las empresas tradicionales y que, con su irrupción, suelen provocar dudas sobre el valor de cada uno de los elementos que conforman los mercados en los que operan.

La colaboración entre empresas consolidadas y emergentesEs natural dicho recelo. Incluso es una actitud habitual, aunque no muy acertada. La historia empresarial está repleta de ejemplos de compañías aparentemente consolidadas (algunas, incluso, líderes mundiales) que fracasaron estrepitosamente al no saber adaptarse a las incipientes (¡y por ellas conocidas!) innovaciones tecnológicas que acabaron cambiando radicalmente el mercado y dejándolas fuera de él. Así, las empresas líderes en ámbitos como la fotografía analógica, las máquinas de escribir o los carruajes, poco o nada han aportado o significado en los posteriores sectores de la fotografía digital, los ordenadores o los automóviles, por ejemplo.

Una situación que, lejos de corregirse, parece consolidarse y condenar a gran parte del mundo empresarial actual. Un estudio de la Universidad de Washington estima que el 40% de las 500 compañías más importantes de Estados Unidos (S&P 500) no existirán dentro de 10 años. Otras fuentes, como Richard Foster, de la Universidad de Yale, muestran cómo la vida media de una empresa del S&P 500 ha pasado de 67 años en la década de los veinte, a solo 15 años en la actualidad.

Innovación e intraemprendimiento

Hasta ahora, las pocas empresas conscientes de la importancia de la innovación han realizado y realizan significativos esfuerzos internos en investigación y desarrollo, con departamentos propios y profesionales especializados que trabajan para crear nuevos productos y servicios. Son departamentos que consumen muchos recursos, tanto económicos como humanos, y que no siempre obtienen los resultados deseados, algo que, pese a ser comprensible, suele no ser del agrado de la dirección.

Además de sus altos costes, trabajar internamente la investigación y el desarrollo suele generar bastantes tensiones, puesto que la selección de los proyectos plantea habitualmente una conflictividad entre las diferentes áreas de negocio afectadas (y sus responsables), algo que puede ser complicado de gestionar.

Pero incluso aquellas que soportan tales costes y dicha conflictividad y que poseen o departamentos de I+D+I o una política de promoción y apoyo al intraemprendimiento, se ven afectadas por el sesgo intrínseco que supone el propio funcionamiento de una compañía consolidada, requiriendo la aprobación previa de las medidas a adoptar, o toda la burocracia interna que puede suponer el desarrollo de acciones en una empresa.

Y es que cambiar paradigmas establecidos o consolidados no está exento en absoluto de dificultades. De hecho, en ocasiones, realizar cualquier cambio en una empresa es como cambiar un cementerio: se pueden hacer muchas cosas, pero no hay que esperar la colaboración de los que viven dentro.

Por ello, no son pocas las empresas consolidadas que en los últimos tiempos han cambiado completamente su enfoque hacia el mundo de las empresas emergentes. Así, no solo siguen con atención las nuevas iniciativas empresariales, sino que incluso las promueven, apoyan y cobijan, albergando en ellas una importante parte de sus esperanzas de viabilidad a medio y largo plazo.

Acercamiento al entorno emprendedor

Gracias al creciente fervor emprendedor, no son pocas las empresas consolidadas que han visto en este nuevo entorno una excelente manera de innovar en sus productos y servicios de un modo mucho más cómodo, económico y efectivo.

Las estrategias varían según el sector y el tamaño de las empresas, y pueden destacarse las siguientes estrategias:

Hackathones y concursos

Un hackathon es un evento en el que personas con espíritu emprendedor, a título individual o en equipos (preexistentes o formados in-situ), compiten para desarrollar una solución tecnológica (o de otra naturaleza) en un tiempo determinado (generalmente de apenas unas horas/días) a un reto planteado por el organizador. Es, junto con otras modalidades más tradicionales, un tipo de competición en los que una empresa consolidada, con el único coste del premio que ofrezca y, en su caso, de los gastos del patrocinio o desarrollo del evento, puede encontrar soluciones más o menos creativas a problemas o situaciones reales que no tiene bien solventadas. Ejemplos de este tipo de certámenes son el Legal Hackathon o la FinAppsParty, realizados en Barcelona a finales de octubre e inicios de noviembre, respectivamente.

Fondos especializados

Algunas empresas consolidadas lo que llevan a cabo es la constitución de unos fondos económicos especializados, de cuantía variable, que asignan a empresas emergentes que sean afines a sus sectores de actividad en diferentes rondas de financiación. De este modo, con la sola exposición del importe invertido, las empresas consolidadas participan en iniciativas empresariales de su mismo sector sin los riesgos de hacerlo por ellas mismas, con la opción además de poder hacer valer sus derechos de adquisición preferente u otras condiciones que posean como accionistas/socios. Ejemplos de estos fondos de capital riesgo corporativo son PERSEO, que destina 70 millones de euros de Iberdrola a empresas emergentes vinculadas al sector energético, o Santander InnoVentures y BBVA Ventures, con aproximadamente 100 millones de dólares cada una para empresas emergentes vinculadas al sector bancario/financiero.

Viveros de empresas y aceleradoras

Otra modalidad de aprovechamiento del fenómeno emprendedor es la creación o implicación en aceleradoras de empresas en las que, mediante diversas fórmulas, se acoge a empresas emergentes en su seno para que estas crezcan y se consoliden. Además, indirectamente, mediante la aportación no solo de capital, sino también de mentores, en muchas ocasiones esas empresas emergentes alojadas siguen (en el argot, “pivotan”) las orientaciones de la empresa acogedora, titular de la aceleradora. Tal es el caso de Wayra, de Telefónica, b-ventures, de NTT Docomo, o en modalidad compartida, del programa B-Ready de Ship2B, por poner algunos ejemplos.

Spin-off

Una última estrategia, sobre todo para aprovechar el potencial intraemprendedor, es la creación de una spin-off, empresa que nace, principalmente, para explotar comercialmente una idea o investigación surgida en una empresa consolidada, universidad o centro de investigación. La empresa “madre” o universidad apoyan estos proyectos en sus primeros meses de vida, potenciando la innovación pero sin los costes que supone desarrollar el producto o servicio, ya que la idea es que en un breve período de tiempo la spin-off se convierta en un negocio viable. qGenomics o logim, de la Universitat Pompeu Fabra, Davalor Salud, de la Universitat Politècnica de Catalunya, o Scytl, de la Universitat Autònoma de Barcelona, son algunos ejemplos de spin-off surgidas de diferentes centros académicos.

Ventajas adicionales

Mediante estas fórmulas muchas empresas pueden incrementar notablemente sus opciones de innovación, participando en muchos más proyectos de los que podrían permitirse en el caso de tenerlo que realizar internamente. A mayor número de proyectos, más posibilidades teóricas de éxito, cosa que revierte en consolidar anualmente el modelo de colaboración, ya sea mediante más inversiones, más concursos o aumentando el tamaño de las aceleradoras.

Por otro lado, la proximidad con las empresas emergentes permite a empresas consolidadas acceder, en primer lugar, a una filosofía de trabajo seguramente distinta a la que tienen implementada en tales empresas. Y al mismo tiempo, les permite poder hacer un seguimiento a un muy valioso talento y capital humano que es potencialmente incorporable, de ser necesario, a la empresa consolidada.

Por último, y de un modo similar a cualquier fusión o adquisición societaria tradicional, muchas empresas emergentes ofrecen importantes sinergias para empresas consolidadas o pueden presentarse como un modo óptimo (rápido, de probada eficacia y notable reconocimiento) de introducirse en canales o sectores en los que no tenían una posición consolidada. Así, por ejemplo, para una empresa de distribución alimentaria minorista consolidada puede ser una buena opción adquirir o formar una alianza con una empresa emergente que ofrezca un supermercado on line antes que desarrollar internamente por su cuenta la tecnología y el equipo que debe conseguir la venta en Internet de sus productos.

Conclusiones

Para que muchas empresas actualmente consolidadas puedan mantenerse en el mercado, en los próximos años será necesario que lleven a cabo políticas de innovación que les permitan adaptar sus procesos, productos y servicios a las nuevas y cambiantes necesidades del mercado. De otro modo, están condenadas a su obsolescencia y desaparición.

Llevar a cabo tales cambios internamente no es tarea sencilla ni está al alcance de todas las empresas. Por ello, es altamente aconsejable, cualquiera que sea el tamaño y sector de la empresa, acercarse al ecosistema emprendedor para poder beneficiarse del talento que lo alimenta y de las aportaciones que desde el mismo se realizan a prácticamente todos los mercados desde novedosos y provechosos modelos de negocio.

Aquellos que aúnen los recursos y las privilegiadas situaciones de las empresas consolidadas con la innovación y los talentos que emergen, cada vez con más fuerza, en el ámbito emprendedor, estarán, sin duda, en la senda del éxito empresarial.

Daniel Vidal on Twitter
Daniel Vidal
Abogado especialista en Derecho de Nuevas Tecnologías
Laura Marín on Twitter
Laura Marín
Consultora en comunicación especializada en estrategia y contenido digital