La tecnología, la conectividad, la flexibilidad, la movilidad, la inmediatez… nuevos factores a tener en cuenta en la forma de organizar el trabajo en las empresas. Estos factores no deben pasar desapercibidos por quienes se encargan de analizar la culturas corporativas puesto que están presentes en la sociedad y, por lo tanto, son fundamentales a la hora mantener la productividad y la motivación de las personas que forman parte de las organizaciones.

A continuación mostramos diez tendencias a tener en cuenta a la hora de gestionar los nuevos modelos de trabajo.

 

  1. Subcontratación: el contrato laboral desaparece a favor del contrato mercantil. Esto supone para las organizaciones la disminución de costes laborales fijos. Se trata de subcontratar servicios profesionales especializados para proyectos de duración determinada. Profesionales individuales que se entremezclan con el resto de empleados de la compañía en el periodo de duración del proyecto.

 

  1. Robótica: los robots salen de las cadenas de montaje para llegar a las oficinas y desempeñar tareas administrativas. Se trata de eliminar el trabajo de bajo valor añadido y poco creativo para añadir tareas analíticas que supervisen las realizadas por el robot. De esta forma, las nuevas habilidades y funciones de los colaboradores se hacen más atractivas.

 

  1. Vigilancia tecnológica: esta tendencia marca por imperativo saber qué y cómo se hace en la competencia, saber los cambios en las normativas, conocer el entorno en el que se opera, las tendencias del sector propio y cualquier otro asunto que pudiera influir en el desarrollo del negocio. Las redes sociales juegan un papel fundamental, puesto que permiten saber lo que está pasando en la otra parte del mundo, en otros sectores o empresas.

 

  1. Trabajo colaborativo: se trata de una nueva forma de liderazgo basada en la participación de los empleados en el desarrollo de la compañía. Un modelo de trabajo basado en la co-creación entre todos, como la generación de ideas, la expansión del conocimiento o la propuesta de mejoras en procesos. Un estilo de liderazgo que va mucho más allá de fomentar el trabajo en equipo.

 

  1. Teletrabajo: la posibilidad de trabajar desde cualquier sitio sin necesidad de estar físicamente presente durante toda la jornada laboral, ayuda a los colaboradores a obtener una flexibilidad que hace más agradable la relación con la compañía. En este contexto es importante tener en cuenta las herramientas que ofrece la tecnología que permiten medir el rendimiento, así como hacer un filtro previo de las competencias profesionales necesarias para desarrollar este modelo de trabajo.

 

  1. ROWE (Results Only Work Environment): o lo que es lo mismo, ambiente de trabajo basado en resultados. Al igual que el teletrabajo, tiene como objetivo ofrecer flexibilidad a la fuerza laboral, trabajando sin horarios fijos ya sea en remoto o de forma presencial. En este método de organización del trabajo, es importante que los gerentes conozcan profundamente las funciones a desempeñar para que puedan medir y evaluar los resultados obtenidos.

 

  1. Conectividad: la tendencia en conectividad va más allá de la comunicación. La nueva conectividad trata de hacer que todos los elementos de la compañía necesarios para trabajar sean uno. Esto es, que todos los sistemas estén conectados entre sí, que el acceso a esos sistemas pueda hacerse desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo e incluso que cada colaborador pueda utilizar la tecnología con la que esté más familiarizado.

 

  1. Nuevos espacios corporativos: a pesar de las ventajas y de la inmediatez de la comunicación online, es importante no perder nunca la comunicación offline (presencial) y las relaciones interpersonales, para lo que es adecuado proporcionar espacios de trabajo que fomenten la colaboración y el networking, y además salas donde poder trabajar individualmente con un mayor grado de concentración.

 

  1. Holocracia: esta teoría defiende que los empleados tomen parte de las decisiones previamente debatidas y consensuadas en un entorno libre. No desaparecen los puestos de responsabilidad pero esta se delega en perfiles con un alto grado de responsabilidad, exigencia y profesionalidad. Los mandos intermedios, los niveles jerárquicos y la burocracia organizativa se reducen.

 

  1. Equipos multidisciplinares: en remoto o presencial, el ecosistema de trabajo queestá llegando a los entornos de trabajo está formado por profesionales con diferentes conocimientos y competencias. La resolución de problemas mediante análisis cuantitativo y cualitativo supone que cada miembro del equipo, experto en un tema, tenga un conocimiento mínimo del área de expertise de los demás, de manera que juntos puedan llegar a razonamientos lógicos desde el punto de vista de todos los campos afectados en el asunto a tratar.