Hablamos con Javier de Ulacia, director de Auto de Cetelem España.

 

¿En qué momento se encuentra el sector del crédito al consumo en nuestro país?

La situación del crédito al consumo ha variado bastante en los últimos años. Del periodo más triste en los peores años de la crisis a un repunte del consumo que vivimos actualmente. Eso sí, un consumo más racional y menos impulsivo que tiempo atrás. El consumidor se ha vuelto más racional. Por otra parte, se ha recuperado una gran vitalidad en el sector con una oferta amplia y competitiva. La banca tradicional se ha refugiado en el consumo buscando la rentabilidad que no encuentra en otras actividades y eso hace que el consumidor español tenga a su alcance muchas más oportunidades. Desde nuestro punto de vista es un buen momento para el negocio del crédito, pero no debemos perder el norte de nuestra forma de trabajar, la transparencia, la responsabilidad y el control del riesgo.

 

El Observatorio Cetelem publica periódicamente informes de referencia para conocer la evolución del mercado. ¿Qué misión tienen?

Actualmente El Observatorio Cetelem cuenta con 4 informes anuales (Automóvil, Consumo Europa, Consumo España y e-Commerce), a los que se suman ediciones mensuales y estudios temáticos específicos y estacionales. Se ha convertido en una referencia abordando temas de interés, no sólo para las grandes marcas del consumo o para los medios de comunicación, sino también para asociaciones sectoriales y consumidores y ciudadanos en general.

 

En términos generales, ¿que dicen los últimos informes del Observatorio Cetelem sobre la situación de la economía española?

Aunque nuestros estudios no se centran en la evolución de la economía española sino en analizar los cambios en los comportamientos de consumo, siempre realizamos introducciones macroeconómicas que nos permiten contextualizar los análisis más micro del consumo de los hogares. Pero si algo cabe destacar es que en los últimos dos años se ha observado una evolución positiva del gasto de los españoles en ciertos sectores que durante la crisis estaban olvidados, como por ejemplo el automóvil o el equipamiento del hogar.

 

Los informes sobre el automóvil no solo analizan la industria en España, ¿verdad?

En 2008 el Observatorio Cetelem Auto ya analizaba el mercado del automóvil y los comportamientos de los conductores en seis países europeos. En 2015 el perímetro se amplió a nivel mundial y actualmente se analizan 15 países. Cada año se elige un tema central en el que se basa el estudio, algunos de los análisis realizados han sido por ejemplo el coche compartido, el coche eléctrico o el coche autónomo, entre otros.

 

¿Cuáles son los ejes principales que marcan el futuro del sector del automóvil?

Desde nuestro punto de vista, hay un pensamiento nuevo en el mundo del automóvil, la movilidad. Ya no es solo si los coches van a ser eléctricos o de gasolina, la reflexión va mucho más allá. ¿Para qué queremos el automóvil? ¿Qué tipo de automóvil? ¿Cuantos automóviles hacen falta en la familia? Otras alternativas, moto, alquiler, etc.

 

¿El avance de la tecnología va de la mano de la demanda?

Más que de la demanda, la tecnología va más avanzada que la ley. El coche autónomo es un claro ejemplo de ello. Hoy existen ya automóviles capaces de circular, aparcar, etc., ¡solos! Pero las responsabilidades de estos hechos no están claras. ¿Es el propietario el responsable? ¿La marca? ¿El constructor del software? Hay muchos temas por resolver, y creo que la tecnología no es hoy es el problema.

 

¿Cuánto tardará en llegar el vehículo eléctrico de manera definitiva?

Como he dicho antes, no sé si el vehículo del futuro es eléctrico. Tal vez haya otros combustibles (el gas, el hidrógeno) u otros transportes.

 

¿Qué relación establece Cetelem con las marcas y los concesionarios?

Nosotros creemos en la palabra partenariado. No es un modelo de negocio, es una actitud ante los negocios. Es algo diferente que te obliga casi con más fuerza que un contrato. Implica acompañar a nuestros partenaires en sus necesidades, aportándoles no solo los productos sino las informaciones y la colaboración en este camino de reflexión hacia el futuro.

 

¿De qué manera implementa Cetelem su oferta de productos en función de lo que observa en sus estudios?

Intentamos crear productos y servicios que tengan un valor añadido para todos los participantes, el cliente final, el concesionario, la marca o fabricante, y lógicamente para nosotros también. Es difícil, pero nuestro crecimiento nos avala y nos demuestra que es un claro camino a seguir.

 

¿Qué ventajas y beneficios aporta ya la transformación digital a su sector?

Lógicamente, facilita mucho las cosas, hace que nuestra vida sea más simple. El cliente tiene mucho más tiempo para reflexionar sobre lo que más le interesa, para elegir a aquellos que más valor le estén entregando. Todo tiene un coste, pero el cliente sabe perfectamente valorar las ofertas con un alto contenido en valor añadido.