Hablamos con  director del laboratorio Aora Health.

Con el objetivo de redefinir el concepto del bienestar e impulsar la “alimentación del futuro”, el laboratorio Aora Health acaba de ver la luz y se define como una empresa española de I+D+i que investiga, diseña y fabrica complementos alimenticios de alto valor añadido. Su director, Gonzalo Peñaranda, nos explica las bases de esta nueva empresa y los retos actuales y futuros de la industria alimentaria.

 

¿Cómo definiría la alimentación del futuro?
La alimentación del futuro es una alimentación personalizada, que permite proveer a cada persona de los nutrientes esenciales que necesita para alcanzar el máximo rendimiento físico y mental. Y, a la vez, le ayuda a prevenir determinadas afecciones. Es decir, una alimentación posible gracias a determinados avances científicos que permiten obtener los máximos beneficios de diferentes materias primas naturales.

 

¿En qué se basan los servicios y productos que desarrollan relacionados con la alimentación?
En Aora Health trabajamos para responder a las necesidades futuras y crecientes de la población. Actualmente, tenemos más de 30 productos especialmente creados para nuestros clientes en doce mercados internacionales distintos. Nuestra actividad se completa con la puesta en marcha de nuestra propia gama de nutracéuticos, bajo la marca Aora, que hemos empezado a comercializar en España.

Numerosas investigaciones científicas demuestran que una alimentación equilibrada es uno de los principales factores que influyen en nuestra salud. ¿Cómo contribuyen a ello en Aora Health?
Nuestro equipo de I+D+i trabaja en identificar las moléculas bioactivas que existen en la naturaleza y que tienen una actividad muy beneficiosa para el ser humano. Una vez identificadas, estudiamos sus mecanismos de acción para desarrollar nuevos productos que ofrecen un efecto sinérgico y beneficioso en el ser humano, asegurándonos de que cumplen los criterios de eficacia tradicionales de la industria farmacéutica, como biodisponibilidad y estabilidad.
El siguiente paso es confirmar su efecto beneficioso, realizando estudios clínicos con cada producto que se comercializa. De esta manera, podemos garantizar que nuestros productos, ingeridos en el momento y en la dosis adecuada, son realmente beneficiosos para nuestra salud.

 

¿Qué avances científicos veremos en el sector de la alimentación?
Como he comentado, la alimentación tenderá a la personalización. El objetivo es detectar lo que necesita cada individuo en un determinado momento para asegurar que realmente su organismo recibe una nutrición óptima. La nutrición se podrá realizar tanto por medio de los alimentos, tal como se ha hecho tradicionalmente, o con el consumo complementario de nutracéuticos, desarrollados gracias a los nuevos avances científicos que permiten superar con éxito las carencias de nutrientes que no se consiguen aportar con nuestra dieta diaria. Una visión donde la alimentación es mucho más que nutrir nuestro organismo, favoreciendo nuevos estados de bienestar, de enriquecimiento social y de disfrute para los sentidos… Un nuevo paradigma que impulsará esta nueva industria.

 

¿Qué son los nutracéuticos y qué beneficios aportan?
El término nutracéutico fue acuñado en 1989 por el doctor Stephen DeFelice, presidente de la Fundación para la Innovación en Medicina en Estados Unidos, partiendo de los conceptos “nutrición” y “farmacéutico”. Define un alimento o parte de un alimento que proporciona beneficios médicos o para la salud, incluyendo la prevención y el tratamiento de enfermedades. Sus beneficios son múltiples dependiendo del área a la que estén dirigidos. Ayudan a complementar la dieta, combatir el estrés, reforzar el sistema inmunológico…

 

¿Qué principales dificultades se han encontrado a la hora de innovar en un sector como este?
Existe un gran bagaje de investigación en España, pero desgraciadamente la financiación se ha reducido durante los últimos años. Además, en su caso, los requerimientos para obtener financiación son complicados y requieren mucho tiempo. Por eso nuestra filosofía pasa por autofinanciar nuestros propios proyectos.

 

¿Es más complicado comercializar estos productos aquí que en otros países?
El mercado español es muy pequeño, en relación al de nuestros vecinos europeos. En general, aún no somos conscientes de la importancia que tiene la alimentación para nuestro estado de salud, para ayudarnos a prevenir todo tipo de enfermedades futuras y para vivir a pleno rendimiento hasta edades avanzadas gracias a una buena nutrición. A menudo la gente cree que nuestra dieta habitual es suficiente para recibir todos los aportes necesarios, pero no es así. No sólo comemos mal sino que los alimentos tienen menos calidad y menos nutrientes, en un momento de la historia del ser humano donde el ritmo desenfrenado de vida actual exige reforzar aún más nuestra alimentación y mejorar la nutrición. Los indicadores actuales de dieta y su evolución son alarmantes.

 

¿Hacia dónde van las tendencias y prácticas en la industria alimentaria?
La salud se ha convertido en uno de los principales motores de valor añadido en el desarrollo de productos de la industria alimentaria. La innovación hacia productos más naturales y con funcionalidades concretas se está encaminando principalmente a tres líneas: productos para el control del peso, productos sin alérgenos y nutrición deportiva (rica en proteínas). La inversión en nuevas investigaciones que permitan desarrollar nuevas tecnologías será imprescindible para poder atender las demandas de los consumidores.

 

¿Qué cree que veremos en 20 años?
Siempre seguirá existiendo el valor social de la comida, la obtención de placer por medio de la alimentación. Sin embargo, en este plazo de tiempo conseguiremos alimentos con valor añadido. Se podrán mejorar sus propiedades, regular el contenido graso, añadir vitaminas, antioxidantes e incluso aceites saludables por medio de la micro encapsulación. Los nutracéuticos no serán una novedad sino algo habitual en nuestra vida para prevenir enfermedades y complementar nuestra dieta.