Saltar al contenido
SomosBiz

Spam social en Facebook, ¿usuario o spammer?

Spam social en Facebook, ¿usuario o spammer?

Búsqueda de notoriedad, protagonismo, visibilidad o promoción son las diferentes causas que provocan, o disculpan, su realización.

El spam social es una práctica intrusiva que consiste en la recepción de comunicaciones no deseadas, mensajes molestos o irrelevantes, a través de las redes sociales. Mensajes procedentes, muchas veces y contra todo pronóstico, de nuestros contactos y fuentes de confianza.

Facebook define spam como “ponerse en contacto con otras personas con contenido o solicitudes no deseados” y advierte que su aplicación infringe las normas de la comunidad. El spam social es una evolución de los tradicionales mensajes basura y los correos no solicitados.

El spam social provoca malos entendidos, genera distracción, estimula el distanciamiento, favorece el mal humor, potencia la falta de atención, vulnera la seguridad y reduce el rendimiento.

Ejemplos de spam social son:

– Las peticiones –numerosas– de amistad a personas que no conocemos.
– El envío de mensajes directos a desconocidos.
– El etiquetado de personas en publicaciones sin su autorización –y sin que éstas aparezcan en las imágenes–.
– El envío de mensajes de forma masiva.
– La mención o etiquetado de numerosas personas –suelen sobrepasar las 50– en una noticia o imagen.
– Mostrar la posición exacta en cada momento.
– El envío de mensajes privados automatizados.
– Las menciones sin seguimiento.
– Las solicitudes de “me gusta” y realización de retuits.
– Las invitaciones reiteradas a juegos.
– Las recomendaciones –insistentes– de aplicaciones.
– La exigencia de respuestas a dudas o comentarios.
– Los comentarios en muros ajenos promocionando productos o servicios.
– Las publicaciones no deseadas ni esperadas, conocidas como “publicaciones invasivas”.
– La recepción de ofertas de distinto tipo, no solicitadas.
– La publicación de enlaces o imágenes en los muros de otros.
– La propagación de rumores o mentiras.
– La inclusión inadecuada o inoportuna de etiquetas.
– La publicación repetida del contenido en un intervalo corto de tiempo.
– Las cadenas de mensajes.
– El “autobombo”, etc.

¿Qué lleva a un usuario a convertirse en spammer?

Adquisición de amigos, diversión –de dudoso gusto–, cariño –mal entendido–, aburrimiento, desconocimiento del funcionamiento de las comunidades de miembros o el poderoso ego, son las principales causas por las que un usuario se convierte en spammer.

Entre las buenas prácticas en las redes sociales destacan:

– El control de la privacidad.
– La armonía entre contenidos propios y ajenos, 80-20 es un porcentaje acertado.
– La invitación a grupos adaptados a los intereses de los invitados, lo que supone el conocimiento de sus gustos, aficiones, etc.
– La inclusión de contenidos e imágenes originales, singulares o divertidos.
– La elección de una buena foto de perfil y una biografía bien desarrollada.
– Las referencias a las fuentes de información.
– El etiquetado de personas –de forma puntual– si se les ha dedicado una entrada específica o sale en una imagen –y se cuenta con autorización para su publicación–.
– Compartir contenido de calidad e interés para los contactos.
– Hacer y responder comentarios.
– Ofrecer un tratamiento acorde al grado de familiaridad del contacto.
– Evitar los comentarios delicados o comprometidos.
– No fomentar ideologías políticas o convicciones religiosas.
– El rechazo a los insultos y a las descalificaciones.
– Publicaciones creativas con enlaces interesantes y contenido visual, etc.

Usuario, si haces spam tu reputación se verá negativamente afectada.

Mar Castro on FacebookMar Castro on LinkedinMar Castro on TwitterMar Castro on Wordpress
Mar Castro

Consultora y formadora en comunicación y protocolo. Autora de Protocolo Social, Técnicas para hablar en público y NETiqueta