Saltar al contenido
SomosBiz

Currículum vitae + estudio grafológico

Currículum vitae + estudio grafológico

A la hora de buscar trabajo, cada vez son más los jóvenes que optan por adjuntar un estudio grafológico a su currículum vitae. ¿Por qué?

Cuando les preguntamos a estos jóvenes el porqué de tal atrevimiento, no dudan en contestarnos frases como ‘quiero que me conozcan pronto’, o ‘me han dicho que hay muchas empresas que además de la entrevista te hacen escribir’, o ‘quiero saber si realmente sirvo para ese trabajo’, e incluso hubo un joven que nos respondió diciendo ‘acabo de terminar mi carrera, pero tengo la impresión de que no sirvo para esto’.

Ciertamente cada vez más las empresas españolas utilizan la grafología como apoyo a la entrevista o a otros test de selección, algo muy habitual en países como Francia, Suiza o Alemania. Saben que es una herramienta rápida, segura y probablemente mucho menos costosa que algunos procesos de selección.

Sin embargo, lo que verdaderamente importa es qué nos puede aportar un análisis grafológico a la hora de contratar a un candidato y no a otro, ya que prácticamente todos tienen un currículum vitae similar para ese puesto de trabajo al que optan. Ya sabemos que los currículums muestran los conocimientos, la experiencia y los logros de la persona, pero… ¿qué sabemos acerca del carácter y el comportamiento real del candidato?, ¿cómo va a reaccionar frente a las dificultades?, ¿se desmontará emocionalmente ante una situación de extrema presión?, ¿cómo se va a relacionar con su equipo de trabajo? Y si tiene que liderar, ¿lo hará con autoritarismo o de qué forma?

No siempre la entrevista, el test de personalidad y de inteligencia dan una precisión clara del comportamiento humano en todos los ámbitos profesionales, porque si así fuera, ¿cómo se explica que una persona sea muy competente en un puesto y sin embargo al promocionarla a una responsabilidad mayor ya no funcione con el mismo rendimiento?

Hay empresas que prefieren solicitar el informe grafológico como una prueba más de su proceso de selección, otras que sin embargo lo prefieren en sustitución a los test que utilizan o simplemente para corroborar las impresiones de las entrevistas y las diversas pruebas. En cualquiera de los casos hay que reconocer que estos jóvenes, deseosos de adjuntar un informe a su currículum vitae, pretenden mostrar ‘trasparencia y honestidad’, y muy posiblemente con esa actitud también están facilitando las cosas a la empresa.

No solamente son jóvenes los que nos solicitan un informe grafológico, sino que muchas veces son personas mayores que les han ofrecido un puesto de mayor responsabilidad, dentro o fuera de su empresa, y quieren conocer si realmente serán capaces de ‘dar la talla’ para ese puesto concreto y así poder tomar una decisión más acertada al respecto. En este caso, el informe tipo coaching no solo va a reflejar esa parte de las Aptitudes Personales, las Aptitudes Intelectuales y las Aptitudes Laborales, sino que también van a estar expuestos los puntos fuertes que tiene esa persona y los aspectos que podría mejorar, todo ello aclarando y puntualizando verbalmente las dudas que van surgiendo.

Así pues, nos encontramos en una época en la que los candidatos ya no son sujetos pasivos ni están ‘a la espera de’ sino que prefieren tomar la iniciativa y una actitud más positiva en aquello por lo que luchan y que pretenden algún día conseguir.

Àngels Duelo

Grafóloga.