Saltar al contenido
SomosBiz

Cómo sobrevivir a la cuesta de enero

Cómo sobrevivir a la cuesta de enero

Se acerca la temida cuesta de enero. Ahora es cuando nos damos cuenta de todo lo que nos hemos gastado en comida y regalos durante las fiestas de navidad.

Tenemos la tarjeta de crédito al límite, quizás hemos hecho compras aplazadas con ella sin pensar que nos cobran más del 25% de intereses al año. Otros habrán pedido un pequeño crédito y ahora tendrán que devolverlo.

No quiero insistir en que una buena planificación financiera podría haber evitado esta situación, pero claro, si está leyendo esto, es que le interesa saber cómo sobrevivir a enero.

Estos son algunos de los trucos que enseño en mis formaciones:

Apunte todo lo que tiene en su cocina y despensa. Hay cosas que quizás estén a punto de caducar, y otras que no sabía ni que las tenía. Seguro que con la cantidad de programas de cocina que hay en la televisión se le ocurren algunas recetas que sorprenderán a más de uno.

– Cuando realmente no tenga más remedio que ir al supermercado, haga una lista con las cosas imprescindibles que necesite y compre sólo lo que ha apuntado. No coja nada que no esté en la lista, los caprichos ya los tuvo en diciembre.

– No caiga en la tentación de volver a llenar la despensa como si fuera a venir la tercera guerra mundial. Aunque sea complicado, le aconsejo ir a comprar dos o tres veces a la semana, y compre sólo lo que va a comer. Imagine que está en un apartamento vacacional y solo va a estar unos días. ¿Verdad que no compraría 20 cajas de leche o 4 botellas de aceite?

– Si tiene tiempo, compare precios. Hay muy buenas ofertas en algunos supermercados, pero compre sólo la oferta. Es la estrategia de marketing más utilizada, le enganchan con un folleto lleno de gangas, y por pereza, acaba llenando el carrito con otros productos más caros. Cuidado con las ofertas.

– Apúntese al gimnasio o al curso de macramé en marzo. Si ha esperado un año, puede empezar dentro de dos meses. No quiera acabar todos los propósitos del año en enero.

¡Las rebajas! Otro agujero negro. Antes de ir, quiero que se haga estas preguntas: ¿realmente necesito comprarme esto? ¿por qué voy? ¿me estoy dejando llevar por el consumismo? ¿de dónde voy a sacar el dinero? ¿hasta cuándo voy a seguir haciendo “pelota” con mi tarjeta de crédito?

– Compre solo lo que realmente necesite. Si va a comprarse una camisa no vuelva a casa con un abrigo, unos pantalones y unos zapatos. Asígnese un presupuesto y no lo sobrepase. Recuerde que las compras por impulso (el deseo de comprar artículos que no son estrictamente necesarios) representan entre el 25% y el 55% de nuestras compras.

– Mi recomendación final es que no lleve la tarjeta, lleve dinero en efectivo y sólo la cantidad justa.

Recuerde que una buena planificación y educación financiera podría haber evitado esta situación.

“Compre solo lo necesario, no lo conveniente. Lo innecesario, aunque cueste solo un céntimo, es caro” – Séneca

Elisa Martínez Benito on LinkedinElisa Martínez Benito on TwitterElisa Martínez Benito on Wordpress
Elisa Martínez Benito

Creadora de Finanpolis, un método para aprender finanzas jugando. Educación y gamificación financiera.