Saltar al contenido
SomosBiz

Cómo pagas tus vacaciones

Cómo pagas tus vacaciones

[vc_row css=”.vc_custom_1445508968419{margin-bottom: 0px !important;}”][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1445507518888{margin-bottom: 30px !important;}”]

Estos días, impartiendo cursos sobre educación financiera, hemos hablado sobre las opciones de conseguir dinero para las vacaciones. Algunos se habían planteado pedir dinero a esas empresas de internet que conceden crédito rápido. Con una llamada, o un simple SMS, tienen el dinero en su cuenta. Así de fácil.

Estas empresas de microcrédito están fuera del control del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Podemos acabar pagando entre el 28% y el 52% de interés anual, y el retraso en el pago de alguna de las cuotas puede llevar a comisiones por impagos de hasta el 3.000% de interés.

 

Antes que llegar a pedir eso, les explico que hay otras maneras de conseguir dinero para irse de vacaciones, aunque, excepto la primera, el resto no resulta rentable:

– Solicitar a la empresa en la que se trabaje (si se está trabajando) un anticipo o préstamo.
– Aplazar la compra con la tarjeta de crédito, aunque los intereses también rondan el 25%.
– Dejar la cuenta “en número rojos”, aunque nos cobrarán una comisión de descubierto y un tipo de interés 2,5 veces el interés legal.
– Pedir un préstamo personal al banco, es más barato que un crédito rápido pero más complicado que lo concedan.

 

Una vez planteadas las opciones de pedir dinero y la dificultad que tendrán para devolverlo, debemos pararnos a reflexionar:

– Por qué han llegado a esta situación.
– Si no han sido capaces de ahorrar lo suficiente para irse de vacaciones deberían analizar sus gastos.
– Quizás podrían plantearse otro tipo de vacaciones más económicas para no tener que pedir ese dinero.
– Si han sido incapaces de ahorrar, cómo van a pagar ese crédito adicional.

 

Por mucho que necesiten un descanso, o les apetezca ese viaje, no tiene sentido vivir el resto del año ahogados para luego tomarse unas semanas de vacaciones por todo lo alto.
Es importante realizar una buena planificación financiera. Los expertos recomiendan ahorrar un 10% de los ingresos. En mis cursos me gusta plantearlo de otra manera:

Así como destinamos una parte a comida, colegios, transporte, vivienda… deberíamos destinar una parte a vacaciones. Es tan sencillo como decidir la cantidad que necesitamos y dividirla en 10 meses, es decir, si necesitamos 2.000€ para las vacaciones deberemos ahorrar 200€ cada mes. Si nuestros ingresos no lo permiten deberíamos analizar nuestro nivel de gastos. Así nunca pasaremos nuestro límite de endeudamiento.

Antes de acabar, quisiera daros unos pequeños trucos para no gastar tanto durante las vacaciones:

– Fijar una cantidad máxima para cada día de viaje.
– Destinar un importe máximo para cada partida: alojamiento, comida, actividades…
– Pagar en efectivo, así controlas más el dinero que gastas.

Como dijo Thomas Jefferson: “No gastes tu dinero antes de ganarlo”

Elisa Martínez Benito

Creadora de Finanpolis, un método para aprender finanzas jugando. Educación y gamificación financiera.