Saltar al contenido
SomosBiz

Elegir un plan de pensiones

El objetivo es ahorrar para la jubilación a través de un instrumento que otorgue la máxima rentabilidad al menor riesgo posible.

Elegir un plan de pensiones

El envejecimiento de la población plantea grandes retos en la inmensa mayoría de economías avanzadas y, en concreto, en el sistema de pensiones. Un escenario en el que cobra cada vez más importancia el ahorro. El ahorro privado debe contemplarse como un complemento ineludible para poder mantener una calidad de vida conveniente después de la jubilación. En el último informe del Observatorio Inverco “el ahorro acumulado en planes de pensiones individuales supone el 6,3% del PIB español, en línea con los dos años anteriores.” Aunque esta magnitud ha ido creciendo en los últimos años, si le sumamos el sistema de pensiones públicas aún está por debajo del 25% que se establece como nivel mínimo recomendable y muy lejos de la media del 37% en los países de la OCDE.

La legislación española permite efectuar traspasos entre planes de pensiones, ya sean de la misma gestora o de gestoras diferentes, con lo que se puede ir ajustando la inversión en renta fija o renta variable de acuerdo a la situación económica vigente en cada momento.

Las restricciones de los planes de pensiones son principalmente dos:

– En primer lugar, existe un límite máximo de aportación económica anual al plan de pensiones en función de la edad y rendimientos del trabajo y actividades económicas. El límite general de aportación es de 8.000 euros anuales, del que podremos deducir en nuestra declaración de la renta la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. Existen algunos otros casos especiales.

– En segundo lugar, únicamente se permite rescatar los derechos consolidados de los planes de pensiones en determinados supuestos reglados por la ley (invalidez permanente, paro larga duración).

Los planes de pensiones son una forma de ahorro a largo plazo, que permite invertir de forma progresiva a lo largo de los años, adaptándose al producto más conveniente según sea el momento del ciclo económico. El objetivo se basa en ahorrar para la jubilación a través de un instrumento que otorgue la máxima rentabilidad al menor riesgo posible, de acuerdo a nuestra edad, situación personal y momento de los mercados financieros, sopesando la rentabilidad potencial y las posibles pérdidas.

La distribución de los planes de pensiones por tipo de activo en España corresponde a un 51,1% en planes de pensiones mixtos (que combinan diversas proporciones de renta variable y renta fija), un 18,7% en planes de pensiones de renta fija, un 15,6% en planes de pensiones garantizados, un 11,3% en planes de pensiones de renta variable y, finalmente, un 2,4% en planes de pensiones monetarios.

¿Dónde invertir con vistas al futuro próximo?

En el cuarto trimestre de 2017 nos hallamos en un entorno en el que se confirman el mayor crecimiento liderado por Estados Unidos, sostenido por el conjunto de Europa occidental, con Latinoamérica y Asia retomando su pulso. Las tasas de inflación han dado señales moderadas de impulso en Estados Unidos, pero siguen siendo bajas en Europa. Los beneficios de las empresas cotizadas en bolsa han mantenido la senda de aumento trimestre a trimestre, al tiempo que la morosidad bancaria desciende. La Reserva Federal confirma el ritmo de subidas acompasado al crecimiento y el BCE seguirá en tipos cero y una política monetaria laxa. En este entorno, se prevé que los tipos de interés sigan ofreciendo rentabilidades muy bajas, al tiempo que las bolsas pueden beneficiarse de la recuperación económica. Las empresas cotizadas en bolsas europeas continúan con valoraciones más atractivas que las norteamericanas. En conclusión, parece razonable considerar que es un buen momento para tener una mayor exposición a bolsas globales, en general, y europeas, en particular.

Las tablas nos muestran una selección de los planes de pensiones con la mejor calificación (cinco estrellas) otorgada por Morningstar en diversas clases de activos. Hemos seleccionado los cinco mejores de cinco estrellas en las categorías de renta fija, mixtos, renta variable europea y renta variable global o internacional.

En el caso de los planes de pensiones de renta fija seleccionados, las rentabilidades en el año en curso van desde 0,40% hasta 3,92%, y sus volatilidades van del 1,57% al 4,35%. En la medida en que los tipos de interés han ido descendiendo hasta los mínimos de la última década, alcanzados a finales de 2016, las rentabilidades también se han reducido en consecuencia.

Pensiones 1

Entre los planes de pensiones mixtos (combinan diversas proporciones de renta fija y renta variable) observamos que sus rentabilidades pueden ir desde el 2,64% hasta 12,67% en el año en curso, con volatilidades entre 5,70% y 11,99%. A mayor rentabilidad potencial, le corresponde mayor volatilidad o riesgo. En el caso de los planes de pensiones mixtos, destacamos que su riesgo es superior que en los planes de pensiones de renta fija, pero la rentabilidad de los mismos es netamente superior a los que invierten en bonos. Esta mayor rentabilidad potencial, a pesar del incremento en riesgo, es asumible, especialmente si el horizonte de inversión del ahorrador es a largo plazo (superior a los cinco, diez o veinte años).

Pensiones 2

Entre los planes de renta variable, seleccionamos diversos que invierten en bolsa europea. El rango de rentabilidades está entre 11,3% y 13,6% en el año en curso para volatilidades en el rango 11,6% y 13,8%. Con la inversión en bolsa aumentamos el potencial de rentabilidad, aunque estamos sujetos a mayores fluctuaciones de los precios. En un ahorrador con horizontes de inversión superiores a los cinco años, resulta aconsejable el invertir una parte significativa de su ahorro en bolsa. A largo plazo la tendencia de las bolsas a lo largo de las décadas viene a demostrar que su rentabilidad supera a la de la inflación, con lo que se protege el capital y se obtiene rentabilidad real positiva. El inconveniente son las fluctuaciones en las cotizaciones, por lo que la inversión sólo resulta adecuada para periodos de tiempo, como hemos mencionado, largos.

Pensions 3

Las inversiones que efectuemos en un plan de pensiones pueden cambiarse hacia otro plan, si se producen cambios en el escenario económico. La normativa nos permite traspasar nuestra inversión de un plan de pensiones de una categoría a otra que nos parezca más adecuada para proteger nuestro capital. Con ello, combinamos un producto de ahorro eficaz destinado al momento de la jubilación, con deducción fiscal de las aportaciones realizadas, al tiempo que la inversión se efectúa en una cartera diversificada de activos financieros, que puede adaptarse a las situaciones cambiantes del momento económico.

Ramón Alfonso on LinkedinRamón Alfonso on TwitterRamón Alfonso on Wordpress
Ramón Alfonso

Profesor del Departamento de Empresa y Economía de la Universitat Abat Oliba CEU.