En algunas ocasiones hay empresarios que no tienen muy claro cómo deben percibir su remuneración, en nómina/factura o recogiendo el dinero del beneficio de la empresa.

(Antes de seguir me gustaría decir que, teniendo un buen gestor/asesor que se implica, todas estas dudas quedan resueltas porque nos informan. Lamentablemente no todos los gestores lo hacen).

Dejando al margen la necesidad de reinvertir una parte del beneficio para ampliar el negocio, vamos a ver las opciones que tiene un empresario para percibir su remuneración.

Yo no voy a entrar en temas fiscales sobre las formas de cobro. Sino sobre el concepto de por qué nómina (o factura, según el caso). En este estupendo artículo de Susana Muñoz puedes profundizar en los aspectos legales del tema.

 

Somos trabajadores con nómina de la empresa

Aunque la empresa sea nuestra porque somos fundadores y socios, nuestro trabajo dentro de la empresa es que somos administradores de la misma.

Y, como administradores, somos personal asalariado de la empresa. Por eso percibimos una nómina. Otra cosa es que todos los meses podamos recibir el importe completo de esta nómina o no.

Por ejemplo, cuando empezamos con el negocio, se suele no percibir ninguna cantidad durante los primeros meses para mejorar la tesorería del negocio.

Esas cantidades de dinero no percibidas deben quedar reflejadas contablemente. Es decir, nuestras nóminas de administradores se computan como gasto de la empresa aunque no recibamos el dinero como tal. Esto se contabiliza como salarios pendientes de percibir.

A medida que la empresa va funcionando y mejorando, además de empezar a recibir el dinero de nuestra nómina mensual, si podemos recibir dinero de más, esas cantidades se descuentan contablemente de los salarios pendientes de percibir hasta que se salda toda la deuda con la empresa.

Y a partir de que ya no quedan cantidades pendientes por percibir “sólo” debemos percibir cada mes el salario indicado en nuestra nómina y otras remuneraciones reflejadas en la nómina.

Y entonces… ¿no puedo coger para mí el beneficio de la empresa? Sí, por supuesto que puedes cogerlo, pero es otro concepto.

 

También somos socios de la empresa

Como socio de la empresa tienes derecho al reparto de beneficios que se hayan estipulado en la constitución de la empresa.

Es decir, después de hacer el cierre contable del ejercicio, en el que se han pagado todas las nóminas correspondientes, queda el beneficio o pérdida.

Si queda beneficio, este dinero es el que se reparte entre los socios de la empresa. Si eres socio único pues todo para ti (recuerda que te recomendamos reinvertir en el negocio, que además tiene beneficios fiscales).

De este reparto de beneficios también hay que hacer la tributación de impuestos correspondiente que dicta la legislación del país.

 

Conclusión

Como ves, jurídicamente tú y tu empresa sois cosas distintas. La empresa es un ente jurídico propio que tiene uno o varios socios que se repartirán el beneficio que genere y que necesita de un administrador para dirigirla.

Tú puedes ser las dos cosas, como es lógico si has creado tu propia empresa. Aunque tú seas una única persona, legalmente tienes varias “personalidades jurídicas”, una como administrador y otra como socio. Y como tales personalidades distintas recibirás las cantidades de dinero que te correspondan.

Espero que con este artículo haya conseguido dar un poco de claridad a estos conceptos que son, en principio, un poco confusos.