Las habilidades del content curator están comenzando a ser muy necesarias en un contexto en el que la información crece exponencialmente.

 

La era digital ha traído consigo el surgimiento de profesiones especializadas en la monetización de la información generada en la web. Esta nueva forma de utilizar la información que circula en la web y las plataformas en las que se sirve, ciertamente consolidada con el uso profesional de medios como Facebook (páginas de empresa) o el giro hacia el contenido que han protagonizado los buscadores, lo cual ha provocado que muchas empresas tengan un blog, ha hecho que pasemos del banner que ya casi no produce conversiones, a que sea el contenido de calidad, la buena historia, el artículo enlazado, el post interesante, la vía con la que conseguir la vinculación o compromiso del cliente (engagement) y finalmente, el reclamo para que a medio plazo se puedan obtener ventas o al menos una valoración positiva que circule por los cauces de la web cada vez más abundantes, más sociales y comprometidos.

Cada vez más vamos conociendo la labor del community manager. Hay ofertas de empleo casi a diario, se tiene claro su papel en la empresa (en algunas más que otras) y hay formación abundante. El content curator se conoce menos, aunque puede ser que haya muchos profesionales en la actualidad que estén ejerciendo como tal sin saberlo, como menciona el profesor Javier Guallar en una entrevista reciente. En el libro El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de internet, del que es coautor, realiza una definición sobre la content curation en estos términos: “Es el sistema llevado a cabo de forma individual o para una organización por un especialista denominado content curator. El sistema se desarrolla conforme a las fases de búsqueda, selección, caracterización y difusión continua del contenido más relevante, procedente de diversas fuentes de información presentes en la web, sobre un tema o conjunto de temas para una audiencia determinada, a través de canales web de diverso tipo, ofreciendo un valor añadido y dando lugar a que se produzca una vinculación (engagement) de los usuarios/audiencia con la organización en base a la selección de información que caracterizan y difunden”.

La content curation sería, por tanto, una salida laboral que consistiría en la búsqueda racionalizada de información, en caracterizarla posteriormente y volverla a difundir provista de valor añadido, en cumplimiento de los objetivos de marketing de una empresa o proyecto. Para que una estrategia de venta apoyada en el contenido resulte rentable y efectiva a medio plazo, es necesario contar con profesionales con habilidades necesarias para diseñar un sistema que les permita de buscar, seleccionar, rehacer y mejorar el contenido encontrado, redifundirlo en los canales adecuados y evaluar los resultados para perfeccionar, adaptar y agilizar en cada nuevo comienzo, las acciones a realizar.

El content curator es un profesional híbrido, claramente digitalizado, que integraría conocimientos de redacción, búsqueda de la información verificada, los propios de la temática y manejo de aplicaciones de la web social. Su principal misión es ayudar a las empresas a obtener visibilidad y notoriedad en la web, poniendo mayor acento en la reutilización de contenidos mediante la redacción que en la gestión de comunidades online, obteniendo con menor esfuerzo, el mismo rendimiento que si lo creara desde cero. Una empresa puede aprovechar la labor del content curator para ofrecer a su público objetivo contenidos de calidad como un valor añadido junto a sus acciones de venta, lo cual se corresponde con el hecho de que las personas cada vez pasan más tiempo en Internet buscando contenidos nuevos y originales y rechazan aquellos que no les resultan interesantes o son de mala calidad. Incluso las grandes empresas que no necesitan la visibilidad online para obtener ventas, están valorando ofrecer contenidos que contribuyan a crear corrientes de opinión que consigan una vinculación más estrecha del cliente con su marca. El content curator está llamado a convertirse en una pieza clave, puesto que sus habilidades están comenzando a ser muy necesarias en un contexto en el que la información crece exponencialmente, se requieren contenidos eficaces y producidos rápidamente y se considera natural, y además, es altamente beneficioso, establecer sinergias basadas en la vinculación entre contenidos relacionados, publicados en la web.