Saltar al contenido
SomosBiz

¿ Trabajar después de los 40 ?

Trabajo. ¿Trabajar después de los 40?

Ya a nadie se nos escapa la dificultad de encontrar trabajo, sobre todo si tienes más de 40 años.

El problema es que esto va a seguir creciendo porque se estima que en unos 10 años habrán desaparecido más del 70% de los puestos de trabajo tal y como los entendemos actualmente. Esos trabajos se harán (se están haciendo ya) mediante computadoras y robots.

Otra cosa que ha desaparecido hace ya varios años son los puestos de trabajo como los de antes. Esos con sobredimensión económica y mucha burocracia con la que pasaban desapercibidos muchos trabadores mediocres que no aportaban valor.

Sí que hay trabajo actualmente. Las empresas, esas que están despidiendo a miles de trabajadores, siguen teniendo la necesidad de realizar los procesos que requieren para seguir produciendo.

Lo que no hay son los trabajos con las condiciones anteriores a la crisis. Y esto es lo que muchos, de los que aún buscan trabajo, es lo que esperan encontrar.

Ya no se gana dinero como antes. Los paradigmas laborales que surgieron de la Revolución Industrial han funcionado muy bien durante el siglo XX, en el que la fórmula del éxito económico era mano de obra más materia prima.

En el siglo XXI el éxito económico se produce por el conocimiento. Por la obtención y gestión de la información. Este nuevo paradigma económico sitúa a las personas como la fuente de generación de valor y producción más importante en las empresas, y no simple fuerza de trabajo.

A esto hay que unirle el fin del sistema de pensiones actual. Las previsiones más agoreras estiman que la bolsa de las pensiones en España se quedará sin fondos en cinco años. Si la situación económica mejora, se estirará algunos años más.

Pero por mucho que se estire, cada vez vivimos más años, por lo que cada vez hay más gente mayor. Para el año 2050 se invertirá la pirámide de población en Europa. Es decir, que habrá más gente mayor que gente joven.

En el mundo de hoy (y la proyección hacia el futuro), trabajar para ti mismo es realmente el camino más seguro, y trabajar para una empresa se ha convertido en una de las propuestas más arriesgadas.

Las empresas sólo quieren dos tipos de trabajadores:

1. Trabajadores con grandes conocimientos de un área específica, a los que contratará durante el tiempo necesario en el que les hagan ganar más dinero. Y les pagarán bien por esta aportación de valor.
2. Trabajadores que tengan que hacer tareas repetitivas, mediocres y sin aportación de valor. Aquí la competencia está en ser el más barato.

¿Qué valor puedes aportar a las empresas? Si no aportas ninguno, eres del tipo 2.

Por eso considero que actualmente (¿alguna vez no lo ha sido?) la mejor opción profesional es tener una empresa o negocio propio. Nunca ha sido tan fácil como ahora poder crear tu empresa.

Objetivo: alcanzar la libertad financiera que te permita no depender de nadie. Ni de empresas que te quieran pagar ni de sistemas de pensiones que te puedan pagar.

Opciones para abrir tu propio negocio:

– Ser del tipo 1 (esto te lleva a una dura lucha por ser siempre el mejor en lo que haces).
– Abrir un negocio tradicional.
– Adquirir una franquicia.
– Incorporarte a un equipo de network marketing.

Si no tienes claro en qué sector abrir tu negocio, yo te recomiendo el sector del healthcare. El cuidado de la salud, la salud preventiva y el antiedad es una de las grandes megatendencias económicas que se estima que facturará trillones de dólares en unos años.

Luis Lorenzo

Consultoría, formación y conferencias para poner al cliente en el centro de tu estrategia – luislorenzo.me