Saltar al contenido
SomosBiz

Economía colaborativa entre autónomos

Economía colaborativa entre autónomos

La economía colaborativa o consumo colaborativo se define como “una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitalizados o no, que satisface una necesidad real o potencial, a una o más personas”, según Wikipedia.

Por lo tanto, partiendo de esta definición y con la situación económica a la que nos enfrentamos desde hace unos años, donde la crisis ha hecho mella en prácticamente todos los sectores, en todas las empresas y a casi todos los niveles profesionales, es lógica la aparición de un movimiento intuitivo pero planteado que hace movilizar a las empresas más pequeñas, a los emprendedores y a aquellos que luchan en solitario para mantenerse en el mercado de la mejor manera posible.

Los primeros pasos en realizar acciones de consumo colaborativo vinieron de empresas como UBER o BLABLACAR, claros pioneros en este país del intercambio de bienes y servicios. Cierto es también, que con la novedad también incorporaron numerosas reticencias de algunos colectivos o sectores más maduros que veían amenazados sus monopolios e imperios por este tipo de iniciativas.

Tal que así, ya sea de una forma u otra, estos primeros pasos desembocaron en un aluvión de posibilidades de compartir y colaborar, ya sea a nivel personal, profesional o empresarial.

De aquí, empiezan a aflorar numerosos espacios de Coworking que suponen un gran ahorro económico para quienes lo utilizan, ya que solo pagan por aquellas horas que consumen; y que además son fuente de creación de relaciones entre los llamados coworkers.

Espacios, oficinas, salas de reunión, coches para ir al trabajo… se convierten en el alma mater de la economía colaborativa, ese movimiento que hace que compartir sea el beneficio de los más pequeños en temas de costes y de creación de sinergias.

Además de estos aspectos más tangibles y que permiten que nos ahorremos parte del presupuesto que tengamos, existe otras vertientes que van más allá de compartir un espacio: relaciones de consumo colaborativo, de conocimiento abierto e incluso de finanzas colaborativas. Pero quizá una que está en un punto álgido entre los autónomos es la economía colaborativa de servicios y productos o de producción colaborativa.

Este tipo de compartición es el que ayuda a los emprendedores, autónomos y pequeñas empresas a poder ofrecer más y mejores soluciones a un cliente gracias a la colaboración del trabajo de todos los integrantes. Compartir proyectos, aportando cada una de las partes su mejor conocimiento o su mejor servicio y producto para conseguir una solución completa y diferenciadora.

Como autónomos normalmente nos especializamos en una parte del sector donde nos encontramos, ya que por falta de presupuesto para contratar más personal, no podemos ofrecer todos los servicios que nos gustaría si contáramos con el equipo necesario para hacerlo. De la misma manera, otro autónomo del mismo sector se dedica a otra parte de la profesión por el mismo motivo. Si ambos o la conjunción de los que sean necesarios, llegan a acuerdos de colaboración, estos pueden ofrecer un servicio más completo, más 360º, y acceder a un mayor número de clientes potenciales, además de poder acceder también, a clientes de mayor envergadura.

Esta economía colaborativa requiere el compromiso de todos los integrantes, por supuesto, para evitar después usurpaciones o traiciones con los clientes y por lo tanto, los colaboradores han de tener una muy buena relación y amplia confianza para tirar adelante los proyectos. Además, claro está, de un buen convenio de colaboración debidamente firmado.

Si este tipo de colaboración entre profesionales se plantea de manera eficaz y transparente, los beneficios pueden ser muchos:

1. Ahorro para el autónomo: es unos de los objetivos primeros de todo autónomo, y el hecho de compartir un proyecto en forma de economía colaborativa supone que los costes de cada uno de los integrantes será más bajo que la contratación externa del mismo servicio. Por lo tanto, además de ahorrar en la contratación, ya que no debemos hacerla, o de la compra de productos que necesitemos, podemos ofrecer un precio más competitivo al cliente.

2. Estrategia de diferenciación: poder ofrecer un producto global compuesto por profesionales de cada una de las partes que integra el proyecto y por lo tanto, ofreciendo un precio competitivo en el mercado, hace que el equipo pueda competir con empresas mayores que normalmente incrementan sus precios por las externalizaciones y así puedan acceder a clientes antes impensables para un solo autónomo. Además, de que el producto/servicio final contará con el valor añadido de la mejor calidad de parte de cada uno.

3. Ahorro para el cliente: si además, también somos de aquellos autónomos que trabajan desde casa o un espacio de coworking por lo que tenemos menos gastos fijos, podemos repercutir este ahorro en la factura que se le hace al cliente de manera que podemos ser mucho más competitivos en el mercado. Ofrecemos la misma calidad pero a un precio más regular.

4. Experiencias: el beneficio intangible que obtenemos de esta economía colaborativa es la experiencia y las vivencias que se generan a través del trabajo en equipo que se realiza en cada proyecto. Aprender cómo se gestionan los demás, qué les funciona y qué no, como se financian… son conocimientos de alto valor para nosotros mismos y que si sabemos cómo entenderlos y enfocarlos nos pueden servir también para nuestro desarrollo profesional.

Resumiendo, la economía colaborativa es cada vez más ese punto de partida de autónomos, emprendedores y pequeños empresarios que buscan su parte de nicho del mercado y que saben que juntos es mejor y que la unión hace la fuerza.

Dolors Guillen on FacebookDolors Guillen on LinkedinDolors Guillen on Twitter
Dolors Guillen
Publicista y CEO en Inbox Publicitat

Docente en marketing digital, estratégico y social media en UPC, UB y otras facultades y centros de negocios. Presidenta del Club de Publicidad y RRPP de la UB.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *