Saltar al contenido
SomosBiz

Claves para convertirse en trader

Si el fin de un trader –operador por cuenta propia– es ganar dinero, difícilmente tendrá éxito. El dinero es la consecuencia, no el fin. El fin es comprender el mercado y desarrollar la mejor operativa posible.

Claves para convertirse en ‘trader’

El camino para convertirse en trader es complicado y difícil, pero apasionante. Supone unas enormes dosis de superación personal y una gran experiencia de aprendizaje. Cuando hablamos de trading pensamos en la actividad que supone estar comprando y vendiendo valores de forma continua en Bolsa, pero no tiene por qué ser así. Hay muchos tipos de trading que incluyen el largo plazo.

Trading versus inversión

Hay que distinguir entre los dos conceptos, aunque en ciertos puntos las fronteras son difusas. Hablamos de inversión tradicionalmente cuando es a largo plazo, pero ese no es el principal diferenciador dado que también existe el trading a largo plazo, sino que la diferencia radica en el objetivo.

Cuando una persona invierte está comprando algo que cree que está barato y que cree que tiene un valor superior, con la esperanza de que ese activo alcanzará su precio correcto. La visión del trading es distinta, y busca aprovecharse de una situación coyuntural de mercado para generar una determinada plusvalía, independientemente de que esté o no con un precio ajustado a su valor.

Modalidades de trading

Profundizando en el tema que nos ocupa, ya hemos visto que nuestro objetivo tiene que ser aprovechar esas situaciones de mercado en las que podamos apreciar una ventaja competitiva, dado que el histórico nos indica que el comportamiento que se produce en ese momento conducirá a ciertos niveles de precio. Se dice que el mercado tiene memoria y que acostumbra a repetir situaciones y movimientos anteriores. Para ello vamos a utilizar diferentes activos o instrumentos financieros que nos permitirán en todo momento ajustar nuestro nivel de riesgo, aunque para utilizarlos necesitamos de cierta formación y práctica creciente en función de su complejidad.

Acciones. El activo más accesible e ideal para iniciarse en el trading. Es evidente que, si hablamos de inversión, tenemos otras opciones que hacen más fácil el acceso a los mercados financieros, pero cuando ya hemos dado el salto al trading, un buen punto de inicio puede ser el trading con acciones a medio y largo plazo. Esto nos permitirá con calma y sin prisas analizar el mercado y empezar a comprender las dinámicas que lo componen.

ETF. Una vez alcanzada cierta práctica podemos empezar a operar con Exchange Traded Funds, que es un híbrido entre los fondos de inversión y las acciones y que de una forma sencilla nos permite trabajar con índices y materias primas, por ejemplo. La operativa es exactamente igual que la de las acciones.

CFD. Pasada esta primera etapa podemos empezar con la introducción en los llamados productos derivados, o productos cuyo precio está vinculado a un activo de referencia o subyacente. En este punto podemos introducir el concepto de apalancamiento, que debe quedar muy claro para el inversor. El apalancamiento es usado en todos los productos derivados y nos permite trabajar en el mercado solo con una pequeña porción del capital necesario, a cambio de un pequeño margen como garantía.

Contratos Spot. Los contratos diarios es un producto muy parecido a los CFD y se utilizan sobre todo para las divisas. El mercado de divisas o Forex es el más líquido del mundo y este producto permite al inversor minorista acceder a él.

Futuros. Contrato mediante el cual el comprador adquiere una obligación, ya sea de compra o de venta a una fecha determinada. Utilizada muy comúnmente por diversos tipos de operadores del sector financiero.

Opciones. A diferencia del anterior, contratos que dan al comprador del mismo un derecho para comprar o vender un activo a un precio fijado en una fecha determinada. A cambio de ese derecho, el comprador de la opción viene obligado a abonar una cantidad en concepto de prima que irá a parar a manos de la contrapartida, se acabe ejecutando o no la opción.

Otros. Existen otros productos de reciente creación o más antiguos que por diversas razones consideramos no apropiados para desarrollar actividades de trading, principalmente por un motivo concreto: la opacidad en la creación del precio.

Principios básicos

Una vez hemos visto los distintos activos con los cuales podemos operar en el mercado haciendo trading, debemos tener en cuenta que nuestra operativa y actividad diaria en los mercados no va a ser algo sencillo, a pesar de lo que predican algunos, y que nos va a costar años perfeccionarla con toda seguridad.

El motivo de que sea una actividad tan compleja es porque el trading abarca múltiples disciplinas que se basan en muchos aspectos personales del trader. Podríamos definir tres actividades diferenciadas:

– Gestión monetaria
– Psicotrading
– Análisis técnico

Gestión monetaria

La gestión monetaria es el aspecto más importante en el trading, aunque sea el más tedioso y menos estudiado en un principio por los no iniciados. Seguro que es una de las causas de la alta mortalidad de las cuentas de traders noveles.

La disciplina de la gestión monetaria es absolutamente fundamental para desarrollar una estrategia de éxito. Es la que analiza y calcula el tamaño de la posición que debemos tomar en el mercado. El número de acciones o títulos del activo con el que estemos negociando definirá nuestro beneficio o pérdida potencial. Pero lejos de lo que pueda pensar una persona que se inicia, es fundamental controlar la pérdida en todo momento. La gestión monetaria es la que controlará nuestra pérdida potencial, y por tanto es básica al iniciarse en el trading porque permite que la cuenta sobreviva, aunque inicialmente la estrategia no sea la correcta. Dimensiona y calcula el riesgo asumido para evitar perder la totalidad de nuestra cuenta.

Psicología del trading

Una vez conseguimos dimensionar el riesgo de manera que nuestras pérdidas no dejen nuestra cuenta a cero, debemos enfrentarnos a otro de los retos que nos ofrece el trading, el más grande, seguramente. El trading tiene mucho de exploración y autoconocimiento personal. Durante la operativa, el trader debe luchar contra sí mismo y contra el mercado. Y realmente nosotros mismos no somos un enemigo nada despreciable:

– Avaricia
– Miedo

Estos dos sentimientos son nuestros enemigos desde el primer momento. Son los que nos van a hacer asumir riesgos inasumibles o cerrar posiciones netamente ganadoras y en tendencia antes de tiempo. Forman parte de nuestras emociones más profundas e intentarán adueñarse de nuestra operativa. El trader debe aprender a expulsarlas de las pantallas y convertir el trading en una actividad minuciosa y sistemática, alejada de cualquier emoción. Debe convertirse en una auténtica profesión.

Análisis técnico

Por último, focalizaremos nuestra atención en la actividad más visual de todas. El análisis técnico nos enseñará a leer los gráficos correctamente y a través de ellos interpretar correctamente el mercado. A través de las diferentes figuras que van desarrollando los gráficos podremos identificar pautas de precios y deducir a través de ellos comportamientos del mercado.

Solo con la combinación correcta de las tres disciplinas habrá garantías de éxito.

El trading es una actividad de largo recorrido y como tal vamos desarrollando y quemando etapas de forma progresiva. A pesar de ser una actividad individual, es cierto que existen una serie de patrones y pautas comunes en la evolución del trader. Gracias a eso podemos definir un itinerario formativo dentro del cual muchos traders abandonarán la actividad de forma prematura.

Etapas iniciales

¿Qué es esto del trading? El recién llegado explora este nuevo mundo y empieza a testear y comprobar cómo funciona. Si se ve atraído por el hambre de aprender, se manifiesta de forma clara y con los recursos que tiene a su disposición empieza a devorar artículos e información al respecto.

Trabajando con los gráficos. Sabemos que una de nuestras principales capacidades de aprendizaje está concentrada en nuestro sentido visual, por lo que lo primero que atrae son los gráficos. Esos gráficos ininteligibles parecen guardar muchos secretos, pero el gran volumen de información impulsa al trader a empezar a introducirse en el análisis técnico para entender bien el gráfico.

Encontrando el sistema perfecto. Llegado a este punto, el trader novel ya es consciente de lo que debe hacer: simplemente buscar y encontrar el sistema perfecto, lo que acostumbramos a llamar el Santo Grial. Todo parece reducirse a encontrar la herramienta adecuada y así poder vivir al lado de una playa paradisíaca y descansar debajo de una palmera todo el año mientras su trading le produce dinero.

Etapas intermedias

El mercado está esperando. Cargado con sus armas infalibles, el trader se lanza al mercado ávido de conseguir sus primeros euros. Algunos tardan más, otros menos. Los menos rápidos acostumbran a perder su cuenta, pero al final todos se dan cuenta de que han caído en una trampa y de que el mercado los estaba esperando… para quitarles el dinero de la cartera. Los que sobreviven a esta fase son los que son capaces de admitir que se han equivocado.

Dimensionando el riesgo. Este primer batacazo en la cuenta, que acostumbra a ser de grandes proporciones, hace replantear la situación y se visualiza la necesidad de controlar el riesgo de forma adecuada. Para ello, el trader empieza a investigar las bases de la gestión monetaria (GM) y piensa qué metodología aplicar.

Segunda incursión. Ya provisto de un sistema de gestión monetaria, vuelve al mercado con la confianza de haber conseguido la pieza que faltaba para encontrar el éxito. Decidido, el trader arremete con fuerza y acostumbra a seguir inicialmente la gestión monetaria adoptada, para acabar rompiendo las reglas y asumir más riesgo del permitido, lo que normalmente acaba teniendo un triste final. De nuevo los más sensatos asumen su error antes del final inevitable y abandonan la operativa para analizar lo que sucede. Otros continúan inevitablemente hasta que el saldo de la cuenta queda a cero. En esta fase, normalmente el trader toma conciencia de la suprema importancia que tiene aquí la parte psicológica, como lo había hecho en la fase anterior en el mercado con la gestión monetaria.

Etapas finales

Reinicio. Llegados a este punto, los que no abandonan acaban por estructurar correctamente su visión del mercado e identifican bien las necesidades que tiene cualquier trader (gestión monetaria, psicotrading y análisis técnico). Las dos experiencias anteriores han dejado sus heridas, pero sobre todo han dejado un poso de experiencia de gran valor que será de utilidad para afrontar esta nueva etapa. El trader es humilde, sabe que no es nadie en el mercado y actúa como tal, con modestia, sabiendo que su capacidad es muy limitada y que debe optimizar muy bien los pocos recursos de los que dispone. La formación para el conocimiento de los mercados cobra su dimensión respecto a la formación en el trading. Debemos conocer el mercado antes de entrar en él.

La respuesta está dentro de cada uno. Dentro de este contexto, y ya libre el mercado de toda culpa de lo que le pasa, el trader comprende que el problema está dentro de sí mismo. En su visión del mercado, en su forma de actuar, en su forma de interpretar el trading. Aquí empieza un proceso de automejora y superación continua con un trabajo sobre uno mismo que traspasa la frontera del trading y llega a la vida personal. El trader no debe intentar hacer trading las horas al día que quiera dedicarse, debe convertirse en un trader, y eso es cambiar la visión sobre muchas cosas.

Inicio de la curva ascendente. Cuando todos estos nuevos conocimientos y postulados se aceptan y se trabaja sobre ellos, los resultados empiezan a cambiar. Aunque sea de forma leve, pero las pérdidas se reducen y se entra en una fase de equilibrio de forma inicial, para pasar luego a la generación de leves beneficios. Cuando estos aparecen en un escenario de pérdidas suaves y controladas es un muy buen síntoma de que se logra trabajar de forma eficiente.

Consolidación. Con todo el aprendizaje obtenido hasta este momento, el trader dispone de las herramientas y recursos necesarios para mantener esta senda positiva constante en el tiempo, y a costa de mucho trabajo, ir mejorando los ratios de rentabilidad debido a la acumulación de experiencia, incorporación de nuevas herramientas y metodologías y, sobre todo, el desarrollo de una estrategia propia para operar en los mercados. Poco a poco los resultados van mejorando y estabilizándose.

El éxito. Después de la etapa anterior, con un bagaje muy importante, un alto conocimiento de sí mismo, una fuerte autoconfianza y una férrea disciplina, es cuestión de tiempo llegar a resultados óptimos. El trader ya no tiene prisa, porque tiene la certeza de que el camino es el correcto, ya que ha visto que empieza a generar resultados. Los resultados al final llegan, asumiendo que los mercados a veces nos van en contra, pero la tendencia es ganadora a largo plazo.

Encontrando la consistencia

Esto no es el final del camino, sino el principio. El éxito hay que consolidarlo, y trabajarlo día a día. Los mercados evolucionan continuamente y el trading debe hacerlo con ellos. A estas alturas, nuestro trader es consciente de que no va a poder pasar la mayoría de las horas del día bajo una palmera, pero ya le da igual porque valora el recorrido que le ha llevado hasta aquí y lo que el trading le proporciona.

El recorrido es arduo y complicado. Unos abandonan en las primeras fases, otros resisten un poco más. Habrá quien se quede eternamente en alguna y no consiga avanzar. Solo unos pocos, una minoría, conseguirán alcanzar la cima, los dispuestos a pagar el precio que cuesta convertirse en trader y lograr la independencia financiera, sabiendo además que realmente esto es como una escalada de verdad, en la que la cima te parece muy cerca, pero cuando llegas a ese punto, siempre hay una loma más arriba. El trading nunca termina, siempre avanza, porque el mercado siempre nos lleva ventaja. Pero si hay alguien en este mundo capaz de comprender eso y hacer que juegue a su favor, ese sin duda es el trader.

Albert Salvany on Linkedin
Albert Salvany

Consultor tecnológico y trader