Saltar al contenido
SomosBiz

La cultura de producto como base del éxito

La cultura de producto como base del éxito

[vc_row css=”.vc_custom_1445508968419{margin-bottom: 0px !important;}”][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1445507518888{margin-bottom: 30px !important;}”]

Todos los nuevos emprendedores saben que una de las claves del éxito del emprendimiento es crear un producto o servicio de calidad, que sea aceptado por sus potenciales clientes.

Sin embargo, en demasiadas ocasiones los equipos se centran en la ingeniería del producto, lo que deriva en la creación de una cultura de proyecto. Ese es un error que puede costar muy caro.

El reto de crear un producto innovador
La elaboración de un proyecto parte de la premisa de que ya sabemos dónde queremos ir y lo que tenemos que construir. En este contexto, el rol del responsable de proyecto es claro: llevarlo a cabo con los supuestos temporales, de equipo y de presupuesto que se le imponga. Sin duda es una tarea compleja, pero es un rol conocido y aceptado desde hace décadas.

No obstante, cuando creamos un producto nuevo tenemos menos información. Nuestro público objetivo no está perfectamente definido, el plan de marketing está incompleto, los requisitos todavía no se conocen y las propias necesidades técnicas del producto pueden cambiar ante su evolución constante. Por tanto, aunque un producto se construye mediante uno o varios proyectos, no solo responde a las necesidades del cliente, de ventas o de marketing, sino que debe contar con un importante componente de experimentación.

El rol del product manager en el contexto innovador
El responsable de producto puede tener una visión de hacia dónde quiere ir, como por ejemplo en el caso de un servicio de suscripción de música, pero no necesariamente sabe cuáles son todos los pasos para conseguirlo: ¿Aceptará el cliente este modelo de negocio? ¿Cómo se cargará el contenido de las discográficas? ¿A qué modelo de ingresos se llegará con ellas? ¿En qué dispositivos ha de funcionar el servicio? ¿Cómo conseguir que el usuario dedique tiempo al servicio? Por tanto, será necesario analizar bien los desafíos existentes y probar soluciones de la forma más rápida y económica posible.

Este enfoque experimental, principalmente implementado en la actualidad con lean startup, se basa en la construcción de hipótesis sobre el producto o sus usuarios que, mediante un conjunto de pruebas y a partir de la definición de unos criterios de éxito, las refrenden o invaliden. Se trata, por tanto, de un esquema de trabajo iterativo e incremental, al estilo del modelo plan-do-check-act de Demin, y donde la conclusión y actuaciones se basan de manera muy clara en los resultados objetivos tras cada iteración.

Liderazgo transversal en la cultura innovadora
El responsable de producto debe cerciorarse de que toda la compañía comprende que esta aproximación casi-científica se justifica en un entorno de incertidumbre, inherente a todo proceso innovador, y que además afecta a cada empleado. Si el equipo de ventas no está activamente preguntando a los clientes qué tal les va con nuestro producto; si el departamento de marketing solo habla con el de producto una vez al año o tras cada lanzamiento; si la responsabilidad del equipo de desarrollo es implementar lo que se les manda en lugar de ser una parte fundamental de la conversación; o si la propia empresa y/o sus empleados no utilizan el producto (lo cual es evidente en mercados de consumo, pero también muy importante en venta corporativa), es que no estamos implementando adecuadamente la cultura de producto en nuestra organización.

La creación de esta cultura es responsabilidad de todos, partiendo de los directivos y fundadores de la empresa. Pero es el rol del gestor de producto, o product manager, el que debe liderar las tareas arriba mencionadas para que todo se lleve a cabo exitosamente. Se trata de un mandato exigente, pero fundamental para que una empresa sea realmente innovadora.

Justo Hidalgo

Socio fundador y CEO de 24symbols

Autor del libro Idea, Producto y Negocio. Tres pasos en la creación de productos y servicios digitales innovadores (Libros de Cabecera)