Saltar al contenido
SomosBiz

7 Consejos sencillos para tener éxito en los negocios

7 Consejos sencillos para tener éxito en los negociosPara conseguir grandes resultados podemos fijarnos en la disciplina que aplican los grandes líderes para lograr el éxito, incluyendo una buena estrategia de negocios. Procrastinar, dejar para después, sin poner una fecha determinada para alcanzar tus objetivos, puede retrasarte tener negocios con futuro.

Entre mis círculos surgen conversaciones de negocios y hace unos meses surgió esta cuestión: le llaman suerte, a lo que ha sido conseguido con esfuerzo y sacrificio.
 A la hora de tener éxito en los negocios no sólo has de considerar las horas trabajadas (claro que si haces más cosas en menos tiempo, serás un prodigio), sino los fracasos y sacrificios diarios que muchos líderes hicieron para llegar allí.

¿Qué significa tener éxito en los negocios?

Puede considerarse grosso modo: superar o sobrevivir a la crisis, mejorar la solvencia y la líquidez, mantener la plantilla y hacer nuevos contratos. El éxito en los negocios también puede considerarse la satisfacción personal o la de un grupo por haber conseguido unos resultados positivos.

La tan cacareada zona de confort muchas veces es la culpable de no avanzar con éxito en los negocios. Ahora si ya has conseguido el éxito, enhorabuena, aunque no es bueno dormirse en los laureles.

No obstante para no aburrirte, voy al grano: aquí muestro una serie de consejos básicos aprendidos de los grandes líderes para tener éxito en los negocios:

1. Madruga

Lo sé, cuesta despertar, en invierno porque es invierno. En verano por el calor de la noche, porque has dormido poco. Si madrugas parece que el día es más largo y tienes tiempo para hacer muchas tareas. Está demostrado que en las primeras horas de la mañana es cuando más rindes, cuando eres más productiv@. Empieza la mañana con las líneas de un buen libro, con un desayuno nutritivo.

2. No te resistas a la dificultad

Mucha gente quiere conseguir el éxito en un par de días, e incluso están los “vendedores de suerte” que, cuando maduras, te das cuenta de que no hacen otra cosa sino hacerte perder tiempo. No te resistas a la dificultad: si te presento realizar algo dificultoso y lo dejas para el final del día, si aún lo ves pesado, lo vas dejando. Esa situación te va carcomiendo, porque la tienes pendiente. Si no ves solución, delega o pide ayuda.

3. Acepta las críticas con humildad

Cuando nos critican, reaccionamos y muchas veces nos baja el ánimo, creemos que ya todo lo sabemos, cuando la vida, nada más que la vida, es un aprendizaje permanente. Aprender con humildad y rectificar es una forma de avanzar. Aceptar esa corrección, ese feedback, no es humillarse y sentirse menos importante. Tú eres importante, y esa crítica puede significar un paso hacia adelante.

Recuerdo una anécdota que leí en un libro:
El famoso ingeniero Carrier, sí el que le da nombre a los aparatos de aire acondicionado, recibió un encargo en la empresa donde trabaja. Querían un modelo de unas características, y Carrier, se puso manos a la obra. Falló no una, sino varias veces, después de varios intentos lo consiguió. A partir de entonces, es historia. Hoy Carrier es una de las mejores empresas de acondicionamiento del aire para la industria y el hogar.

A nadie le gusta el fracaso, perder el tiempo, pero del error se sacan grandes lecciones.

4. Haz un kilómetro extra

Puedes creer que con este consejo, te sugiero hacer horas extras, que te haga sentir explotado. Muy lejos de eso. Y tú lo sabes. Tú sabes que hay cosas que por actitud, aptitud o preparación, hay un límite donde no llegan los demás y puedes llegar tú. Ese es tu “dulce momento”. Hay que desarrollar y demostrar las propias habilidades sin ninguna clase de vanidad. El recorrer un kilómetro extra, te demostrará a ti mismo la fuerza mental con la que cuentas, y que una persona digamos, promedio no la hará.

5. Tener un firme propósito

Robin Sharma en su aclamado libro, El Monje que vendió su Ferrari, dijo: ”El propósito de la vida es una vida con propósito”. Maravilloso juego de palabras. Necesitas un por qué. No eres una máquina. No trabajas mecánicamente. Me imagino que cuando haces las cosas es por un por qué, por una causa, por un propósito. Cuando sabes tú por qué tendrás más poder para realizar tu actividad.

6. Conoce tus prioridades y actúa

Entre las razones por las que las personas “normales” o “rutinarias” avanzan lentamente, es porque creen que el mundo es así y no están para quimeras, ni utopías, consideran que existen los sueños, pero muy de tarde en tarde. Cada día, para conseguir el éxito hay que volver a comprometerse con las cosas que más te importan. Si te fijas unos objetivos, unas prioridades, puede ser que avances lentamente. ¿Te has fijado en la planta que crece poco a poco y un día la ves alta. Te asombras cómo ha crecido. No olvides tus sueños, pero tampoco tus prioridades.

7. No te sientas inferior

Si otra persona con tu misma capacidad, ha conseguido resultados, no ha de hacerte sentir inferior. Nadie es más que nadie. Puede haber sido suerte, influencia, buenos padrinos, la coyuntura. No necesitas permiso de nadie para hacer algo importante. Observa si estás en las redes sociales y por ejemplo eres un blogguer, como cada año surge una nueva sorpresa, un nuevo talento, mujer u hombre, que destaca y consigue premios. Ni el talento ni la edad tienen límites. Una frase que se oye mucho: ¿Quién le pone límites al campo?

Porque otros hayan alcanzado el éxito antes por su talento y experiencia, no ha de hacerte sentir culpable, no te reproches nada, te lo digo por experiencia, en las dificultades hay que crecerse, levantar la cabeza, no rendirse. Porque somos humanos, no máquinas, puede ser que no sea ese el camino, o puede que tengas un talento latente, que niegas o no has descubierto. ¡Motívate! Trabaja.

Germán Prados

Apasionado de las Redes Sociales, aunque entré en ellas de forma lateral, como de rebote. Soy German Prados, un investigador de todo lo nuevo que aparece. Ante todo soy un autodidacta. Licenciado en Derecho, MBA y Experto en Marketing y Finanzas.