Saltar al contenido
SomosBiz

Tendencias profesionales 2.0: ¿desaparecerá tu trabajo en unos años?

Tendencias profesionales 2.0: ¿desaparecerá tu trabajo en unos años?

El mundo evoluciona cada vez más rápido, pero nos queda la nostalgia. Las costumbres van cambiando, y cada día nuevas tecnologías inundan nuestro día a día, relegando al olvido profesiones y oficios que antaño fueron esenciales. Algunos solamente han cambiado de nombre, como por ejemplo los antiguos bañeros, ahora bautizados como socorristas. Otros, sin embargo, perdieron su puesto en la sociedad sustituidos por una máquina, o a causa de un sistema económico que les hizo imposible competir en precios para ganarse el sustento.

Si miramos a la historia reciente los últimos 15 años han sido bastante peculiares desde el punto de vista profesional, pues de tal magnitud ha sido el avance de la tecnología que poco tiempo ha habido para maniobrar. Algunas profesiones y determinados oficios lo han sabido llevar bien e incluso han generado nuevas expectativas de cara al futuro, en otros casos se han subido al carro de la tecnología como han podido, pero también ha habido quien se ha caído del tren de las TIC.

Hay datos que evidencian que hay profesiones y oficios que están en grave riesgo a raíz de la irrupción de Internet, de los smartphones y de otros tantos dispositivos que nos hacen la vida más fácil.  Estoy convencido de que en 2050 ya no tendrán cabida en el mercado laboral trabajos manuales susceptibles de ser sustituidos por una máquina o un ordenador pero, además, se van a extinguir las posiciones intermedias que no den un suficiente valor añadido. Algunos de los trabajos lograrán sobrevivir apelando a la atención diferencial, pero otros pasarán a la lista de oficios para la historia, junto al encendedor de lámparas, cazador de ratas, el lechero o el sereno. Aquí algunos ejemplos:

Agente de viajes: la industria del turismo ha vivido la tecnología como si de un arma de doble filo se tratara. Por una parte, ha visto cómo las nuevas empresas de Internet –startups– han abarcado la mayor parte del negocio de reservas de avión y hoteles, haciendo que las oficinas poco a poco hayan tenido que ir cerrando. En 2050 se estima que no quedará rastro de ellos.

Cajero de banco: las entidades bancarias cada vez redirigen más a la gente a hacer sus trámites vía Internet. De hecho, en las propias oficinas llevan tiempo poniendo lectores de cartillas para aligerar la carga del personal. En unos lustros todo será automático en los bancos o se gestionará vía Internet.

Teleoperador: ¿no os habéis dado cuenta de que las grandes compañías cada vez utilizan más la tecnología para suplir los servicios que antaño siempre desempeñaban los teleoperadores? Con la mejora del reconocimiento de voz y con los avances en Inteligencia Artificial este gremio está abocado a desaparecer en tres décadas.

Cajero de supermercado: ¿habéis visto cómo los grandes supermercados ya están implantando sistemas automáticos de cobro? En 2050 los cajeros de supermercado no serán más que un recuerdo.

Maquinista de tren: en 2050 habrá trenes, está claro. El asunto es que irán pilotados de manera automática. De hecho, en estos momentos, el trabajo de maquinista sigue vivo más que nada por temas de seguridad.

Javier Lorente Murillo

Responsable de distribución de contenidos de www.cursos.com