Saltar al contenido
SomosBiz

Los del futuro y los del pasado comparten un espacio del presente

[vc_row css=”.vc_custom_1445508968419{margin-bottom: 0px !important;}”][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1445507518888{margin-bottom: 30px !important;}”]

La naturaleza de los seres vivos es un ciclo: nacemos, crecemos, nos convertimos en adultos, posteriormente en ancianos y, finalmente, morimos. De momento, no se ha inventado una vacuna contra la vejez y, por lo tanto, nadie puede cambiar o eliminar el ciclo vital que nos persigue. En cambio, sí que se puede luchar contra la soledad, la depresión, las decaídas y la tristeza que hoy en día experimentan muchos de los abuelos. Además, puede resultar muy fácil eliminar la energía negativa que se encuentra en las residencias de ancianos.

Crean una guardería dentro de una residencia de ancianos con el objetivo de eliminar la soledad y la depresión de las personas mayores.

Como ejemplo, una iniciativa que tiene como objetivo solucionar estos problemas que la mayoría de los anciano sufre, el Intergenerational Learning Center, en West Seattle, Estados Unidos. Se trata de una guardería de niños preescolares que se encuentra dentro del espacio que se usa para la residencia de la gente mayor. Los dos grupos de edades comparten este espacio cinco días a la semana, en los cuales practican danza, música, arte, dibujo, creatividad, entre otras clases. Todos juntos.

La iniciativa no solamente es compartir espacio, sino que su objetivo primordial es que tanto los niños como los abuelos aprendan los unos de los otros. Los ancianos se ven mucho más felices con los pequeños a su lado, ya que les aportan alegría, dinamismo, cariño. Y a los niños les encanta aprender y pasar el tiempo con los más grandes, y en el fondo no es extraño:¿a quién no le gustaba estar con los abuelos cuando eramos pequeños? Por lo tanto, el proyecto está ayudando mucho al bienestar de los dos grupos, pero sobre todo a los ancianos.

Además, para hacer viral esta iniciativa y llegar a más personas, el lugar ha inspirado a realizar un documental Present Perfect, que contiene el mensaje para inspirar a otros centros educativos con este tipo de educación.

El Centro de Aprendizaje Intergeneracional une, pues, a niños y niñas, a quienes quedan aún muchas cosas por vivir, y ancianos y ancianas, con un largo pasado y poco futuro por experimentar. Pero los dos grupos de edad comparten una misma cosa: el presente. De aquí proviene también el título del documental: un presente perfecto.

Julia Fedoryshyn

Periodista