Saltar al contenido
SomosBiz

Los vientos favorables de la industria aeronáutica

Los vientos favorables de la industria aeronáutica

[vc_row css=”.vc_custom_1445508968419{margin-bottom: 0px !important;}”][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1445507518888{margin-bottom: 30px !important;}”]

El aumento significativo de pasajeros en los aeropuertos españoles y el crecimiento de las aerolíneas, en especial, las low cost, marcan el desarrollo del sector.

La industria aeronáutica está fuertemente arraigada en España. En concreto, cuando hacemos referencia al transporte aéreo, un dato significativo es que cada vez son más más las aerolíneas extranjeras que operan en España. Los datos del Ministerio de Fomento lo sitúan como uno de los sectores estratégicos por su impacto socio-económico, al representar el 5,9% del PIB. Se estima que los 46 aeropuertos y 2 helipuertos de Aena, que gestiona una gran parte de la red de aeropuertos españoles, y donde prestan sus servicios más de 6.000 empresas, generan 146.500 empleos directos y 440.000 empleos totales, lo que equivale al 2% de la población activa.

El modelo de gestión en el sector aéreo se modificó en 2011, cuando se creó la sociedad Aena, y se separó la gestión de los aeropuertos de la gestión de la navegación aérea, que es responsabilidad de la empresa pública Enaire. La red aeroportuaria española cubre un rango muy amplio en términos de tráficos: grandes aeropuertos con funcionalidad de hubs internacionales e intercontinentales y pequeños aeropuertos de carácter local y débil tráfico. Los servicios de navegación y control del tráfico abarcan un espacio aéreo de 2,2 millones de kilómetros cuadrados, cinco veces la superficie terrestre soberana de España, siendo el segundo espacio aéreo más extenso gestionado en Europa.

 

Evolución del tráfico de pasajeros

En pocos años, el tráfico aéreo ha aumentado considerablemente. En 2016, Aena cerró con más de 230 millones de pasajeros, lo que representa un aumento del 11% respecto a 2015. Esto supone un nuevo récord histórico y la mejor cifra desde el año 2007, cuando la demanda de pasajeros en los aeropuertos españoles alcanzó su máximo, en 210,50 millones de pasajeros. A partir de ese año, hubo retrocesos de los tráficos provocados por la evolución de los precios del petróleo y la crisis económica, hasta llegar a las cifras actuales. En 2014, el tráfico de pasajeros fue de 195,90; y en 2015, de 207,5.

Y el aumento es la tendencia, porque durante el primer cuatrimestre de este año, el tráfico de pasajeros creció un 9,4%, respecto al mismo periodo que en 2016, sumando un total de 66.481.324 viajeros. Aun así, Fomento señala que el transporte de viajeros por ferrocarril, gracias al AVE, en la relación Madrid-Barcelona ha ido ganando cuota en el reparto modal, hasta superar el 60%. Esto ha supuesto un trasvase importante de viajeros del avión al ferrocarril.

El turismo, protagonista de la demanda
Las previsiones de evolución del turismo y del comercio exterior han demostrado un comportamiento positivo en los últimos años, y gracias a ello, el tráfico de pasajeros aumenta. España es el primer destino del mundo en turismo vacacional, el tercero por gasto turístico y el tercero por número de turistas, y más del 80% de los turistas llegan por vía aeroportuaria. De hecho, según Aena, más de 60,6 millones (el 80,2%) utilizaron el avión como medio de transporte para visitar el país el pasado año.


Aeropuertos españoles

De 2006 a 2016, los aeropuertos españoles han ganado 20 millones de viajeros, pero lo hacen con una evolución de tráfico algo dispar. Puesto que los grandes concentran la gran parte de pasajeros mientras que los medianos y pequeños pierden hasta la mitad de sus usuarios.

Adolfo Suárez Madrid-Barajas: Construido en 1931, es el primer aeropuerto español por tráfico de pasajeros, carga aérea y operaciones. También es el quinto de Europa y vigésimo cuarto del mundo por número de pasajeros. Encabeza el ranking de tráfico en 2016, con 50,4 millones de pasajeros, aumento del número de operaciones (3,1%), y el 71,7% de su tráfico es internacional.

Barcelona-El Prat: Es el segundo en operaciones y tráfico, si bien, en determinados meses del año (los más turísticos) supera en pasajeros a Madrid. Construido en 1916, tiene un gran carácter internacional y destaca, en el mercado extra europeo, el crecimiento en la ruta con Dubái, que en 2016 aumentó un 21% más que en 2015.

Palma de Mallorca: Es el tercero en importancia gracias al turismo. El pasado año movió 26,3 millones de pasajeros. El 71,8% del tráfico en Palma de Mallorca fue con la UE, mientras que las rutas con Barcelona y Madrid suponen el 59% de la cuota de mercado.

Málaga Costa del Sol: En 2016 aumentó el movimiento de pasajeros un 15,7%, moviendo 16,7 millones de estos. El 77,6% del tráfico en Málaga fue con la UE. La ruta que presentó un mayor crecimiento en número de pasajeros fue la que une Málaga con Moscú, un 19% más que el año anterior.

Alicante-Elche: Movió 12,3 millones de pasajeros comerciales el pasado año. El mercado doméstico supuso el 10,6% del tráfico de pasajeros mientras que el mercado extra europeo sube, con un incremento en el tráfico con Moscú (34%). La ruta con Ámsterdam fue la que más creció.

Otros aeropuertos: Gran Canaria, Tenerife, Ibiza, Lanzarote y Valencia son otros de los aeropuertos que suelen tener un buen tráfico de pasajeros. Pero los aeropuertos pequeños pasan por una situación complicada: por ejemplo, en diez años, Valladolid ha registrado un descenso del 54%, Pamplona y Logroño han perdido casi un 70% de sus usuarios, y Vitoria, León y Salamanca han reducido sus viajeros casi un 80% frente a 2007.

 

Principales aerolíneas que operan en España

A lo largo de todo 2016 operaron 191 compañías en España, 7 más que las registradas en 2015. Las rutas domésticas fueron operadas por 21 compañías que transportaron 33,8 millones de pasajeros, mientras que 114 aerolíneas conectaron con destinos de la UE, y 118 lo hicieron con el resto del mundo. Es de resaltar que las 17 aerolíneas españolas transportaron 60,3 millones de pasajeros el pasado año.

Ryanair: Fundada en Irlanda en 1985, la aparición de Ryanair en el transporte aéreo supuso toda una innovación en el sector. Se posicionó como la compañía aérea de bajo coste en Europa, y aunque ha recibido críticas por parte de los usuarios por su servicio, lo cierto es que su política ha cambiado y sigue siendo líder en muchos mercados. Por ejemplo, en este 2016 Ryanair fue líder en tráfico aéreo en España, con 34,7 millones de pasajeros y un incremento del 14%. Es la tercera en cuanto a tráfico doméstico, con 5,2 millones de pasajeros.

Vueling: La española Vueling Airlines es propiedad en un 100% de IAG, por tanto, filial de Iberia. Destaca por ser la mayor aerolínea dentro del territorio español en número de destinos y por tamaño de flota. Nacida como aerolínea de bajo coste o low-cost, ha venido operando como una especie de aerolínea tradicional, aunque sin perder su identidad primera. Vueling vio crecer su tráfico un 10,1%, colocándose en segundo lugar con 22,6 millones de viajeros transportados el pasado año. Y es líder en tráfico aéreo doméstico, con un 29% de cuota.

Iberia: Iberia es una aerolínea española, fundada en 1927, y una de las más antiguas del mundo. Forma parte del holding resultante International Airlines Group (IAG), y es la sexta aerolínea del mundo por ingresos y tercera de Europa. Iberia fue líder del mercado de viajes fuera de la UE: 5,6 millones de pasajeros en 2016. Cuenta con Iberia Express, aerolínea low-cost, que opera rutas de corta y larga distancia. Empezó a operar en 2012, tras cierta polémica y una huelga de pilotos, preocupados por una potencial pérdida de empleos a raíz del lanzamiento. En 2016 tuvo un crecimiento del 11% en número de pasajeros, llegando a los 4,60 millones y una cuota de mercado del 2,4% repartida entre sus vuelos domésticos (66%) y a destinos UE (33%), y un marginal 1% en vuelos Extra-UE.

EasyJet: EasyJet es una aerolínea británica de bajo coste que hace tiempo que opera con éxito en España. Propiedad de EasyJet Holdings Limited, a diferencia de otras compañías low cost, EasyJet vuela a los principales aeropuertos europeos. En España, transportó 12 millones de personas el pasado año, aumentando un 9,9% respecto a 2015.

Air Europa: Actualmente es la principal aerolínea de capital español, perteneciente a Globalia Corporación Empresarial, el mayor grupo turístico español. El pasado año creó la filial Air Europa Express para competir con Iberia Express. La compañía transportó en España 10 millones de pasajeros el pasado año y ocupó la segunda posición en transporte doméstico.

Air Berlin: Segunda mayor línea aérea en Alemania y séptima mayor de Europa por número de pasajeros transportados. Está entre las cinco primeras compañías en vuelos hacia la UE en España durante 2016, con más de 6 millones de pasajeros transportados.

Norwegian Air International: Pese a que su nombre pueda llevar a confusión, Norwegian Air International es una compañía aérea low-cost irlandesa, subsidiaria de Norwegian Air Shuttle, con la que comparte identidad corporativa. Opera vuelos a destinos europeos desde diversas bases en Finlandia, España, Italia y Reino Unido. En 2016 ha entrado con fuerza en el ranking de compañías presentes en el mercado aéreo español, con multitud de nuevas rutas y haciéndose con un 2,8% de cuota de mercado, repartido entre destinos dentro de la UE (65%), Extra-UE (18%) y domésticos (17%), con un total de 5,50 millones de pasajeros en 2016.

Thomson Airways: Se trata de la compañía de vuelos chárter más grande del mundo, y centra su actividad en las rutas entre Reino Unido e Irlanda y destinos de Europa, África, Asia y Norteamérica. Creada en 2007, procede de la fusión de la división de viajes de TUI AG (Thomsonfly) y First Choice Airways. El pasado ejercicio Thomson Airways registró un crecimiento del 15,8% con sus rutas que, en España, se limitan a los destinos dentro de la UE, alcanzando la cifra de 4,97 millones de pasajeros.

Jet2.com: Esta compañía low-cost británica es la cuarta mayor en número de reservas en el Reino Unido, y en nuestro país cuenta con bases en Alicante y Palma de Mallorca. También ofrece servicio de vuelos chárter a través de la marca Jet2charters, y paquetes vacacionales a través de su empresa hermana Jet2holidays. El pasado año llegó al 2% de cuota de mercado en España, gracias a un considerable aumento (18,8%) en su número de pasajeros (hasta 3,98 millones), concentrados exclusivamente en vuelos dentro de la UE, entre sus bases españolas y aeropuertos de Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte.

 

Las compañías asiáticas, en expansión
Pese a no aparecer entre las 30 compañías con mayor número de pasajeros del mercado español, hay que destacar la presencia en el ranking de algunas compañías de Oriente Medio, como Emirates, la única que llega al millón de pasajeros, según datos globales de 2016. Otras, como Turkish Airlines (980.000 pasajeros), se acercan a este registro, y quedan lejos Qatar Airways (660.000), de actualidad por la situación de bloqueo del país por parte de sus rivales del Golfo Pérsico; El Al Israel Airlines, compañía insignia de Israel (370.000); la turca Pegasus Airlines (238.000); Siberia Airlines (232.000); y Air China (176.000).

 

Las ‘low cost’ despegan

Sin duda, las compañías aéreas low cost o de bajo coste viven buenos momentos. Y es que una de las circunstancias más destacable de la evolución del tráfico aéreo en España a lo largo de los últimos 10 años es, precisamente, el espectacular crecimiento de las aerolíneas de bajo coste. Un estudio de Fomento señala que, desde el año 2000, han pasado a suponer cerca del 57% en el año 2013, habiendo desplazado casi por completo a las compañías chárter, y reducido notablemente la cuota de mercado de las aerolíneas de red.

Y es más, Fomento señala que las compañías aéreas españolas han disminuido su cuota de mercado nacional en los últimos años y sufren una fuerte competencia por parte de compañías extranjeras, y esto les ha obligado a replantear estructuras y servicios para competir en igualdad de condiciones respecto a otras compañías que operan en España, especialmente las de bajo coste.

A la estabilidad de Ryanair y Vueling, en España, se suman otras compañías low cost, que están teniendo una buena cuota de mercado. Es el caso de Norwegian, la tercera mayor aerolínea de bajo coste en Europa, y la segunda mayor aerolínea de Escandinavia. Las últimas novedades de las low cost son sus servicios en vuelos transatlánticos. Por un lado, Norwegian anunció su oferta en vuelos directos entre España y San Francisco (EE.UU.), de bajo coste, operados desde Barcelona, y ahora lanza que también llegará a Latinoamérica desde Barajas-Madrid.

A ello se suma la aparición de Level, una nueva aerolínea low cost, del grupo IAG, que llega a San Francisco y Los Ángeles (EE.UU.) y a Buenos Aires y Punta Cana, desde Barcelona. Además, en mayo, Ryanair ha anunciado su alianza con Air Europa para llegar a Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica y Tel Aviv, desde Madrid, con precios low cost.

Marta Burgués on Twitter
Marta Burgués

Redacción