Saltar al contenido
SomosBiz

Hacia el relanzamiento de la Unión Europea

Hacia el relanzamiento de la Unión Europea

[vc_row css=”.vc_custom_1445508968419{margin-bottom: 0px !important;}”][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1445507518888{margin-bottom: 30px !important;}”]

A lo largo de la historia de la Unión Europea se han sucedido períodos de eurooptimismo y de europesimismo, con crisis intermedias. Jean Monnet dejó escrito que la UE se haría “a golpes de crisis” y que la integración europea al final consistiría en “la suma de todas las crisis superadas “. El último período de europesimismo ha sido largo y particularmente duro. Ha conocido una verdadera concatenación de crisis, cada una de ellas dotada de un gran poder destructivo, así como una proliferación de amenazas externas, como la Rusia de Putin, los conflictos del Mediterráneo sur y Oriente Medio o el terrorismo yihadista. Todo empezó en 2005 con el rechazo en referéndum, primero en Francia y luego en los Países Bajos, del proyecto de Tratado constitucional europeo. La situación se agravó hasta el extremo con la llegada de la crisis del euro en 2010 y las dificultades han culminado en 2016, un verdadero annus horribilis para la UE, con el Brexit y la elección de Donal Trump en Estados Unidos, precedido por la trágica crisis de los refugiados en 2015. En palabras del actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la UE ha conocido estos últimos años “una verdadera crisis existencial”.

Creo que afortunadamente se puede afirmar que las cosas han empezado a cambiar a lo largo del primer semestre del año en curso. La sensación en Bruselas es que Europa está retomando el pulso y que la UE de 27 estados miembros (ya sin el Reino Unido) está unida para hacer frente a sus retos actuales y determinar su futuro. Hay buenas noticias a la vista. Primero ha sido el círculo virtuoso de varias elecciones consecutivas que han logrado frenar el populismo hasta ahora rampante en el continente: Austria, Países Bajos, Sarre, Schleswig-Holstein, Renania Westfalia y, sobre todo, Francia. El tridente Brexit-Trump-Le Pen hubiera sido letal para la UE. El triunfo de Macron en las elecciones presidenciales francesas y luego en las legislativas, tratándose de un líder genuinamente europeísta y favorable al reforzamiento de las relaciones con Alemania, es un factor determinante para el relanzamiento de la UE. El proyecto de Macron para el resurgimiento de Francia pasa precisamente por el relanzamiento de la UE. Por otra parte, tenemos el giro estratégico que está llevando a cabo la propia UE a partir de la presentación el primero de marzo de un Libro Blanco de la Comisión Europea sobre escenarios de futuro, al que ha seguido la Declaración de Roma adoptada por el Consejo Europeo el veinticinco de marzo, con motivo de su reunión conmemorativa del sesenta aniversario del Tratado fundacional de la CEE (Comunidad Económica Europea). La UE está definiendo el futuro de su arquitectura institucional, consistente en una Europa de geometría variable, en la que se perfila un núcleo duro y países circundantes. El eje francoalemán, reforzado por el buen entendimiento entre Emmanuel Macron y Angela Merkel, constituye la esencia del núcleo duro, que en principio estaría constituido por los países de la zona euro. Además, la UE se ha fijado como objetivo clave la recuperación del apoyo de los ciudadanos europeos y para ello ha diseñado actuaciones en tres ámbitos prioritarios: defensa y seguridad (tanto exterior como interior), migraciones (refugiados) y economía (superación de los defectos congénitos del euro, corrección de las políticas anticrisis hacia inversión, crecimiento y lucha contra el paro). Se busca que la UE sea capaz de adoptar decisiones en aquellos ámbitos en los que es más eficaz hacerlo a nivel europeo que a nivel estatal (subsidiariedad). Para conseguirlo, hay que dotar a la UE de las competencias oportunas y, además, de la voluntad política para que las pueda implementar correctamente.

Europa vuelve, y tanto el Brexit como Trump están actuando como revulsivos. En cuanto al Brexit, activado el 29 de marzo por el Reino Unido, la UE ya tiene ultimado su plan de negociación, que consiste en resolver tres aspectos básicos antes de entrar propiamente en conversaciones sobre el acuerdo final a alcanzar: 1) situación de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y de los británicos en la UE; 2) pago de 100.000 millones de euros debidos por parte del Reino Unido; y 3) evitación de fronteras interiores en territorio irlandés. La preparación de la UE contrasta con las incertidumbres existentes en el Reino Unido, sobre todo después del resultado de las elecciones legislativas adelantadas por la primera Ministra Teresa May, que ha debilitado considerablemente su posición negociadora. En cuanto a Trump, la UE ha llegado a importantes conclusiones después de su desafortunado viaje por Europa de hace unos semanas, expresadas de manera clara y contundente por Angela Merkel en Múnich hace pocos días con estas palabras: “ha llegado el momento de que los europeos tomemos las riendas de nuestro futuro con nuestras propias manos”. Merkel también se refirió al Reino Unido y Estados Unidos como socios que habían dejado de ser fiables.

Todo indica que el proceso de relanzamiento de la UE empezará a producirse realmente a partir de las elecciones alemanas de septiembre. Si, como es probable, gana Merkel por cuarta vez consecutiva, la canciller alemana y el flamante nuevo presidente de la República francesa serán sus figuras clave. Europa vuelve a los buenos tiempos del eje franco-alemán, los horizontes son ahora prometedores y los europeístas estamos, por fin, de enhorabuena. Ya tocaba después de doce años de europesimismo en los que la UE ha corrido incluso el riesgo de su desaparición.

Víctor Pou

Profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de UIC. Barcelona (Universitat Internacional de Catalunya).

Autor de: ¿Hacia la deconstrucción de la Unión Europea? La Europa del futuro (Editorial Milenio, 2017).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *